VI Congreso De Formación Profesional: Ser profes@r de FP hoy

VI Congreso De Formación Profesional: Ser profes@r de FP hoy

Formación Profesional: nuevos horizontes para el profesorado como elemento clave del sistema

CLAVES PARA UNA MEJORA DEL SISTEMA. LA VISIÓN DE LOS CENTROS DE FP

Llegados a nuestro sexto año, continuamos manteniendo nuestras propuestas para la mejora de la Formación Profesional y para el empoderamiento de los centros que la imparten, en cualquiera de sus modalidades, ya que todas nuestras reivindicaciones siguen estando vigentes.
Una vez más, pedimos a las diferentes administraciones sensibilidad para entender nuestra visión de hacía donde debería evolucionar el sistema general de Formación Profesional, resaltando los siguientes aspectos:

 

I. Tipología de centros de FP.

La experiencia de los últimos años ha demostrado que la tipología de centro ideal para el desarrollo y potenciación de la Formación Profesional son los Centros Específicos donde se desarrollan a modo de monocultivo estos estudios. Entendiendo que la realidad territorial y diversidad del contexto social y productivo puede matizar la propuesta, apoyamos una evolución hacia una Formación Profesional impartida en esta tipología de centros.

 

II. Formación para el empleo.

Seguimos insistiendo en una revisión del sistema actual de formación para el empleo. Creemos que hay una oportunidad real de que este tipo de formación se imparta, de una forma generalizada, con unas mayores garantías de calidad, transparencia y de servicio público, en los mismos centros donde se imparte la formación profesional del sistema educativo. Esto permitiría así que todos los centros de FP puedan ofertar este tipo de formación, en virtud de sus características propias.
Pedimos que se eviten duplicidades y que los subsistemas de FP se puedan impartir en un único tipo de centro, mejorando al mismo tiempo la financiación y la utilización del dinero público.

 

III. Formación Profesional Dual.

Insistimos en el enfoque eminentemente práctico de la actual Formación Profesional y sus estrechos vínculos con las empresas, así como en que la Formación Dual debe de ser un complemento del actual sistema. Así pues, desde nuestro punto de vista, la FP Dual debería de perseguir:

  • Ofrecer una oportunidad real de inserción laboral a la finalización del programa.
  • Transformar a las empresas en agentes formadores que asuman el desarrollo curricular de los diferentes ciclos formativos, dotándolos incluso, de una ampliación y/o especialización que otorgue a su formación un importante valor añadido.
  • Extender la formación a lo largo de periodos de tiempo no lectivos actualmente, incluso, ampliando a tres años el modelo; alternando los periodos de formación en la empresa con los periodos de formación en los centros educativos.
  • Reconocer la aportación del alumno al proceso productivo de la empresa, remunerando su esfuerzo con una retribución, al menos, acorde con el salario mínimo interprofesional para una jornada completa.
  • Facilitar el trabajo de organización y coordinación del profesorado brindando recursos para la correcta realización de la misma.
  • Garantizar la impartición del currículo autonómico y las horas lectivas previstas en éstos en el seno de los centros educativos.

 

IV. Orientación hacia la vía de la Formación Profesional:

Es necesario definir mecanismos que faciliten la orientación profesional al alumnado, familias, personas trabajadoras, desocupadas, empresas y a la sociedad en general. Debemos hacer del centro de FP una referencia en la orientación, la cualificación y la recualificación de las personas. También proponemos concretar el perfil y la formación de la persona que realiza la orientación en la enseñanza obligatoria y en el bachillerato. Se propone crear un Observatorio de las Profesiones del Futuro donde estén ligados los datos de contratación y empleo, los análisis de proyección económica y la relación con los distintos títulos de FP y certificados de profesionalidad.
Consideramos importante el poder armonizar los calendarios de matriculación conforme a las necesidades del sistema de Formación Profesional.
También debemos dar a conocer la realidad de la Formación Profesional mediante:

  • La articulación de un sistema de orientación que permita que ésta no quede solo en manos de los centros de las etapas previas, sino que sea accesible, transparente y global.
  • La asignación de recursos para proyectos e iniciativas destinados a comunicación externa e interna de los Centros.
  • La realización de una campaña, permanente e integral, de comunicación de la Formación Profesional.

 

V. Orientación Profesional y Psicopedagógica en los Centros de Formación Profesional.

Es imprescindible impulsar la orientación académica, profesional y psicopedagógica en el ámbito de la Formación Profesional y para ello reclamamos:

  1. La incorporación de profesionales en los centros específicos de Formación Profesional para atender las necesidades de aprendizaje nuestros estudiantes.
  2. Garantizar los recursos necesarios que permitan atender la especial dificultad de la inclusividad en la Formación Profesional.
  3. Una dotación específica de profesionales de la orientación profesional que sea capaz de atender a las necesidades de las personas que necesitan reorientar o actualizar su formación.
  4. Un sistema de formación permanente y herramientas específicas que faciliten el trabajo de orientación en los Centros.

 

VI. Formación del Profesorado de FP

Es necesario incrementar las vías para formar al profesorado, no solamente mediante la modalidad de cursos de formación generales sino también:

  1. Estableciendo ayudas individuales de formación que permitan al profesorado acceder a cursos específicos en diferentes ámbitos, incluyendo programas internacionales.
  2. Permitiendo, facilitando e incentivando la compatibilidad de la enseñanza en el ámbito funcionarial con labores o tareas en el ámbito profesional o productivos.
  3. Incentivando y financiando las estancias de formación en empresas por periodos de larga duración de los profesores de formación profesional sin menoscabo del funcionamiento de los centros.
  4. Facilitando la realización de movilidades para la formación entre las diferentes CCAA o en otros países.

 

VII. Programas Internacionales para la Formación Profesional

La internacionalización de la formación y de los centros que imparten Formación Profesional es un factor clave para mejorar la calidad y la empleabilidad en un mundo globalizado. Por ello proponemos:

  1. Incrementar las ayudas económicas de las movilidades para prácticas en Empresa para alumnos de FP de Grado Superior.
  2. Dotar a los centros de formación profesional de recursos económicos y humanos suplementarios para la gestión de proyectos internacionales, que permita a los centros determinar políticas y estrategias a medio y largo plazo y que no se fundamente solo en el voluntarismo del profesorado.

 

VIII. Autonomía de gestión

Desde la Formación Profesional reivindicamos para los centros educativos una verdadera autonomía, tanto organizativa, de gestión económica y pedagógica, que permita atender a las necesidades específicas de cada centro y les dote de la agilidad que precisan para poder responder a la exigencia de constante interacción con el mundo empresarial y que facilite ofrecer a la sociedad la formación de calidad que ésta nos demanda. En este sentido, necesitamos:

  • Una mayor autonomía económica, que nos permita generar ingresos, teniendo la facultad de poder facturar servicios, previo informe de la actividad a la administración correspondiente. Además, necesitamos autonomía para poder gestionar la compra de material inventariable en los centros e incluso de invertir en equipamiento e infraestructuras, con menos burocracia y mayores márgenes de actuación.
  • Una mayor autonomía organizativa, que nos permita generar la estructura de centro que necesitamos en función de las características propias de cada centro, generando aquellos departamentos que permitan una mayor eficacia y operatividad a los diferentes centros, previa justificación razonada.
  • Una mayor autonomía en la gestión del personal de los Centros de Formación Profesional.
  • Una mayor autonomía pedagógica que, a partir de unos mínimos comunes inalterables, nos permita adecuar los currículums oficiales a las necesidades concretas de determinados sectores o determinadas empresas, incluso de poder generar contenidos de especialización específicos.

 

IX. Consejo Independiente de Formación Profesional a nivel estatal
Solicitamos la creación de un Consejo Independiente de la Formación Profesional integrado por profesionales del sector, de reconocido prestigio, que tenga como funciones, al menos:

  • La evaluación de los modelos de formación profesional en los diferentes territorios.
  • El análisis de los datos de evaluación e inserción laboral del sistema de FP
  • La elaboración de recomendaciones a las administraciones y a los centros educativos, a partir de la evaluación y análisis previos.
  • La prospección de nuevas necesidades tecnológicas, productivas o de servicios, que no cubra la oferta de títulos de FP actual y que pueda dar origen a nuevos títulos, especializaciones o bien revisión de los currículums actuales.

 

X. Panel de buenas prácticas
Creemos que colaborar y compartir ayudan a la mejora de la calidad de la enseñanza. La FP es innovadora y creativa, por lo que es necesario promover un espacio de buenas prácticas donde se visibilicen y se compartan tanto proyectos, como programas, prácticas y otras acciones que enriquezcan a nuestro alumnado, profesorado y empresas a nivel nacional

Descargar programa VI Congreso   

Descargar Ponencias VI Congreso