Con las notas entregadas al alumnado y las puertas de los centros de FP cerradas hasta el nuevo curso, la Formación Profesional da por finalizado el año académico más extraño y difícil de nuestras vidas. Un año que ha cambiado completamente la forma de enseñar y de aprender y que nos ha obligado a salir, como profesores y como eternos alumnos, de nuestras zonas de confort para explorar nuevas metodologías que nos han separado físicamente, pero nos han unido más que nunca.

La crisis sanitaria provocada por el Covid-19 ha llevado el aula al hogar y la jornada lectiva se ha extendido más allá del horario habitual en los centros y, para lograrlo, ha sido fundamental el trabajo y el esfuerzo de los equipos de dirección, los claustros de profesores y el alumnado. Continuar con el ritmo del programa educativo para conseguir alcanzar el objetivo curricular solo ha sido posible gracias a la voluntad y la dedicación de los que forman parte de la Formación Profesional.

Ante la incertidumbre y la alarma social y profesional de los primeros días, la respuesta fue una ola de solidaridad de la que los centros miembros de FPEmpresa formaron parte activa. Los institutos de Formación Profesional se volcaron con la entrega de material de protección sanitario para los hospitales y residencias que se vieron desabastecidos al inicio de la pandemia, no solo aquellos centros con grados de la familia de Salud, sino todos aquellos que tuviesen en sus talleres y laboratorios mascarillas, EPIs e incluso camas. A estas acciones se unieron, la fabricación de pantallas protectoras con impresoras 3-D de la comunidad MAKERs de todo el territorio, la recogida de alimentos en los centros para los más afectados por la crisis o la cesión de servidores y ordenadores para hacer un seguimiento del avance de la enfermedad en todo el mundo.

Son muchos los momentos a destacar, aunque también nos hemos enfrenado a nuevas cuestiones y las carencias del sistema educativo han quedado de manifiesto. La brecha digital que afecta al alumnado y genera nuevas desigualdades, la falta de personal docente que perjudica el seguimiento individualizado y sobrecarga al actual profesorado, el conocimiento de las herramientas formación digital y el acceso a las mismas o los módulos de prácticas tanto en el centro como en las empresas.

La vuelta a la normalidad, a la nueva normalidad, no va a ser fácil y todavía nos quedan interrogantes por resolver. Es momento de sentarse a pensar y evaluar cómo enfrentaremos el nuevo curso con las limitaciones previstas y cómo conseguiremos que el alumnado pueda continuar o finalizar su formación. Pero también es el momento de dar las gracias a los centros de Formación Profesional, el profesorado de FP y al alumnado que han seguido al pie del cañón en las peores circunstancias para conseguir acabar el curso 19/20 con el mejor de los resultados posibles.

 

La Formación Profesional no es una moda. La Formación Profesional lleva décadas trabajando con jóvenes que han logrado adquirir, gracia a ella, las competencias necesarias para especializarse en un sector profesional. Las empresas de nuestro país están en funcionamiento gracias a los miles de técnicos medios y superiores que dan soporte diario a los distintos engranajes que empresas, organizaciones, entidades y centros de trabajo de toda índole que ofrecen sus productos y servicios. Y lo han demostrado ahora, en los peores momentos de la pandemia.

La FP no es una alternativa más. La FP es la opción de cualquier alumno o alumna que esté buscando una salida laboral en tan solo dos cursos académicos. En estos dos cursos, y a través de los distintos módulos que componen cada ciclo formativo, los estudiantes son capaces de integrarse en un centro de trabajo de la mano de unas competencias profesionales alcanzadas que le van a  facilitar la inserción laboral en su sector profesional. La actitud, la seriedad, los modales, la iniciativa, la creatividad o la cultura, no están reñidas con esas competencias técnicas que aprovechamos y disfrutamos desde las aulas.

La Formación Profesional no es el último recurso. La Formación Profesional es la expresión del talento que muchos jóvenes materializan a través de cualquiera de los más de 150 ciclos formativos desde los que pueden emplear sus intereses personales y profesionales. La oferta formativa es numerosa y permite especializarse con un ciclo formativo de grado medio como Técnico/a o desde un ciclo de grado superior como Técnico/a Superior; existiendo además la posibilidad de transitar a otra etapa educativa diferente a la FP.

La FP no es todo práctica. La FP es fruto de la experiencia que el profesorado traslada a sus alumnos a través de multitud de métodos donde las habilidades profesionales se trabajan sin perder de vista la teoría para cada una de las técnicas y las destrezas para llevarlas a cabo. En FP se aprende desde las aulas, los talleres y desde los centros de trabajo, en un entorno real, donde ponen a prueba sus conocimientos y las competencias trabajadas. La FP supone una evaluación constante donde se valora el proceso de maduración profesional y no solo un examen teórico.

Los docentes de Formación Profesional no son iguales al resto. El profesorado de FP es, de hecho, el mayor activo de la Formación Profesional. Gracias al profesorado funciona una FP que, con recursos siempre limitados, ofrece una formación actualizada donde el centro de la enseñanza es el alumno. La vocación profesional del alumnado y de los docentes se conjugan perfectamente en esta etapa educativa; una actitud provechosa es una garantía para el éxito académico y profesional de unos alumnos que van a beneficiarse de la especialización de su profesorado.

La FP no es tan solo un título oficial. Con la FP también vas a poder amplificar tu currículum gracias a los programas de FP Dual que se ofrecen en muchas titulaciones; o desde una experiencia en el extranjero con prácticas en empresas internacionales facilitadas con una beca Erasmus+. Conocerás, en todos los ciclos, las posibilidades de empleo, los retos de la digitalización y cómo acceder al mundo del trabajo gracias a un módulo específico de formación y orientación laboral. La FP acredita tu aprendizaje desde la experiencia de cualquiera de los cientos de centros de Formación Profesional en España que llevan décadas preparando a jóvenes para que afronten su futuro con la mayor confianza. Tan solo tienes que preguntar a una antigua alumna o alumno de FP.

Gracias a la FP se han iniciado mucha vidas profesionales. Incluso, desde la FP, muchas personas han podido cambiar el rumbo a sus estudios o empleos a otras actividades más satisfactorias a nivel personal. La FP nos ha dado a muchos una forma de estar en el mundo; aprendiendo constantemente, tanto desde la parte técnica como de la humana, gracias a ese contacto constante con compañeros y alumnos que dotan de ese carácter especial que tiene nuestra Formación Profesional.

Óscar Boluda Ivars
Profesor en la Escuela Profesional Xavier (Valencia)
Twitter: @oscarboluda

Nos parece un sueño lo que estamos viviendo, nos hacemos tantas preguntas estos días, que a veces emerge el silencio y nos entristecen las dudas.

La Formación Profesional recogió sus aulas hace más de un mes entre incertidumbre y expectación. Poco a poco nos fuimos dando cuenta, que esto no iba a ser como antes. Todos recordamos el Centro, el aula, la complicidad, la empatía, el trato personal, los proyectos del grupo, el intercambio, el diálogo y la diversidad de opinión; es decir, los valores humanos que día a día aparecen en el aula, y contribuyen a enriquecernos a todos.

Cuesta trabajo aceptar la realidad y todos los cambios tan drásticos e inesperados, surgidos en pleno siglo XXI. Un agente celular, el virus Covid-19, (que precisa otro ser vivo para replicarse) nos ha cambiado nuestra forma de vida. Desde luego, ha sido un gran giro, pero lo hemos hecho y sólo nos queda aprender de esta experiencia.

Ante la posibilidad de no poder volver a una completa normalidad, debemos transmitir un mensaje de tranquilidad y confianza ante las medidas que tomen las autoridades sanitarias, que son los que nos indicarán como proceder. Por eso, hay que tener en cuenta sobre todo la prevención y valorar los riesgos que esto pueda suponer, planificando medidas adecuadas para no volver a vivir esta situación. Si conseguimos detectar y tener en cuenta los nuevos problemas generados por la pandemia, lograremos encontrar soluciones puntuales tanto para este curso como para el próximo.

El Covid-19 ha sido un gran reto para toda la FP, pues, la enseñanza telemática era hasta ahora, un instrumento de apoyo a la forma presencial. En estos días tan difíciles que nos ha tocado vivir, hemos avanzado en la digitalización con gran esfuerzo por parte del profesorado y de los equipos directivos, para ayudar y acompañar al alumnado y a sus familias en este proceso.

En estas circunstancias tan difíciles hay que valorar y reconocer el esfuerzo, dedicación y compromiso, que está realizando el profesorado junto con las direcciones de los centros para proporcionar la mejor formación posible; porque la educación no se detiene.

Entre todos y todas deberíamos velar para que el retorno a la normalidad se haga cumpliendo estrictamente las medidas de seguridad que establezcan las autoridades, y que serán lo mejor tanto, para el alumnado como para todas las personas que trabajan en los centros educativos y en las empresas tan necesarias para nuestra FP.

Esta crisis, ha sido un gran reto y se tiene que convertir en una oportunidad de cambio.

María José Fernández Campos
Vocal Asturias, Galicia y Cantabria
CIFP Hostelería y Turismo Gijón

La tremenda pandemia global del COVID-19 nos ha situado a todos ante un nuevo escenario del cual tenemos que intentar no caer en la dejadez y continuar, siempre que las circunstancias nos los permitan, trabajando en el desarrollo de nuestro futuro profesional.

Desde hace unos años estoy utilizando en mis clases bilingües de Formación Profesional un material práctico en inglés que trabaja algunas Soft Skills. Está basado en el famoso libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen Covey, utilizado por empresas en los Estados Unidos para mejorar las habilidades blandas de sus trabajadores. Estos siete hábitos se pueden adaptar a diferentes ámbitos y edades, en mi caso lo he adaptado a los objetivos de los estudiantes de Formación Profesional.

En este post voy a intentar adaptar nuevamente estos hábitos, pero en este caso, a la situación actual que estamos viviendo con el confinamiento. Los tres primeros hábitos están relacionados con nosotros mismos, los tres siguientes con nuestra relación con los demás, y el último mantiene el equilibrio de todos. Comencemos entonces.

Hábito 1: Sé Proactivo.
Cuando hablamos de proactividad, lo primero que se nos viene a la cabeza es la palabra iniciativa. En la actual sociedad digital, los puestos de trabajo son muy cambiantes y requieren constantemente de nuevas ideas que generen oportunidades de negocio. La iniciativa de nuestros estudiantes es uno de los aspectos más valorados por las empresas.

¿Cómo podemos ser más proactivos en un momento como el actual? Podemos empezar por hacer una lista de posibles aprendizajes que nos apasionen y que no habíamos afrontado hasta el momento por falta de tiempo. Lo siguiente será organizarnos bien el tiempo y dedicarnos cada día a hacer realidad esta iniciativa de aprendizaje.

Igualmente podemos intentar llevar a cabo iniciativas solidarias que ayuden a nuestra comunidad y a nuestros mayores. Hay que estar informados y conectados con nuestra comunidad, pero igualmente hay que dosificar la información y evitar estar sobreinformado, ya que las noticias son muy trágicas y tristes, y nos pueden conducir al pesimismo.

Por último, tienes que tener muy claro que una persona proactiva es aquella que se siente responsable de sí misma y de sus actos. Pero no confundamos, dejar de ser dependiente, no significa ser totalmente independiente. El estado ideal es la interdependencia. Los humanos nos necesitamos los unos a los otros.

Hábito 2: Empieza con un fin en la mente
La visualización es una práctica muy utilizada en muchos ámbitos. Los deportistas profesionales la utilizan antes de una competición, les sirve para tener más claro las estrategias y poder dosificar mejor la energía. En el caso de los estudiantes de FP es muy útil igualmente visualizar correctamente cuál será nuestra profesión, nos ayudará a tener más claros nuestros objetivos, a saber en todo momento cuánto nos queda por llegar hasta la línea de meta.

Una de las tácticas para no perder este camino a meta es relacionar e identificar de forma global cada módulo profesional con el perfil profesional que queremos alcanzar, y así evitar ver asignaturas independientes que solo nos sirven para obtener el título.

Tener en mente el Currículum Vitae deseado es esencial para alcanzar estos propósitos. No lo dudes, abre un documento de texto, y escribe el currículum que te gustaría lograr. Márcate objetivos realistas y no indiques hitos inalcanzables. Un Currículum Vitae es nuestra carta de presentación, tenemos que incluir todo lo que nos dé valor y, en consecuencia, dará valor a la empresa que se interese por vosotros.

Hábito 3: Gestiona el tiempo
Cuando mencionamos la gestión del tiempo, no queremos decir que tengamos que estar todo el día trabajando y concentrados. Con una buena organización del tiempo podemos ser más productivos en un par de horas que en un día entero. La propuesta de este hábito es identificar las acciones diarias en los siguientes cuatro cuadrantes:

 

 URGENTENO URGENTE
IMPORTANTECuadrante 1Cuadrante 2
NO IMPORTANTECuadrante 3Cuadrante 4

Es fácil pensar en ejemplos para cada uno de los cuatro cuadrantes. Por ejemplo, en el cuadrante 1: problemas de salud, ayudar a alguien que lo necesita, comer. Son acciones inevitables que hay que hacer sí o sí. En el cuadrante 2: aprendizaje, actividad física, planificación. Son actividades, que podemos mover en el tiempo, pero que una vez comenzadas requieren estar dedicadas a ellas sin interrupción. Cuadrante 3: contestar a una llamada de teléfono, contestar de inmediato a un WhatsApp. Son acciones que normalmente nos interrumpen de lo que estamos haciendo en ese momento, pero que no son realmente importantes. Cuadrante 4: videojuegos, YouTube, series. Normalmente las relacionadas con nuestro ocio y tiempo de relax.

Se recomienda centrar todos nuestros esfuerzos en priorizar y conseguir situarnos en el Cuadrante 2 durante varias horas al día. Hay que priorizar lo importante ante lo urgente y evitar interrupciones y distracciones. De los demás cuadrantes, no os preocupéis, que sin esfuerzo alguno ocuparán el resto del tiempo.

Hábito 4: Ganar – Ganar
En estos días de confinamiento, uno de los grandes retos está siendo la convivencia diaria. Para ello, el primer consejo es evitar los conflictos absurdos, y ello se puede conseguir con una buena comunicación. Esto se puede aplicar tanto en casa como en las redes sociales, evitando los juicios de valor.

Cuando hablamos de ganar-ganar, en inglés el conocido término win-win, supone que en la medida de lo posible intentemos enfocar algunas de las actividades que hagamos día a día para beneficiar también a los demás miembros de tu familia, amigos y compañeros de clase. Si conseguimos algún logro por muy poco que parezca, compártelo, para que ellos también puedan beneficiarse.
Igualmente, nuestra reacción ante los éxitos de los demás tiene que ser de alegría y no caer nunca en la envidia.

Hábito 5. Primero Escucha
Uno de los grandes errores que se cometen en nuestra sociedad es no escuchar. En muchas ocasiones, ofrecemos directamente un argumento y damos por hecho que ya sabemos lo que el otro piensa. La empatía es una de las grandes habilidades humanas, que nos ayuda a comprender a las personas. La escucha activa es la base para poder trabajar la empatía hacia los demás.

Sin darnos cuenta, cuanta más empatía desarrollamos, más aprendemos de los demás. Y más capaces seremos de presentar nuestras ideas tanto desde el punto de vista del otro como del nuestro. Además, nos va a permitir recibir y dar comentarios con mucha más utilidad. Si partimos desde la escucha y la empatía, el canal de comunicación que se abre es mucho más interesante. Aplica esto en las conversaciones que tengas a partir de ahora tanto dentro como fuera de casa.

Hábito 6: Sinergia
Gracias a las herramientas colaborativas que tenemos a nuestro alcance, puede ser un gran momento para comenzar algún proyecto entre varios compañeros, en el que os tengáis que repartir las tareas según vuestras inquietudes y habilidades. Si no tienes ninguna idea o proyecto pensado, busca plataformas sobre tus gustos y aficiones y seguro que encuentras ideas de colaboraciones online, que quién sabe si podrán desembocar en algún proyecto interesante.

Otra buena acción para aportar tus conocimientos a los demás es participar en foros de debate sobre la temática que más nos interese de nuestra profesión. Se aprender así mucho de otros puntos de vista. Para conseguir más contactos relacionados con tu profesión, activa y mejora tus perfiles profesionales en LinkedIn y Twitter.

Hábito 7: Hábitos saludables
El título original de este hábito es “Afilar la Sierra”. Significa que tenemos que afilar cada día nuestra herramienta, que somos nosotros, para que pueda utilizarse con la mayor precisión y eficacia en nuestro quehacer diario.
Cuando hablamos de cuidarnos día a día como herramienta que somos, hay que tener en cuenta cuatro aspectos fundamentales: Cuerpo, Mente, Corazón y Espiritualidad.

Cuerpo: Todo lo relacionado con nuestra salud física, que implica deporte, alimentación, horas de sueño. En el confinamiento es aún más complicado lograrlo, ya que es un estado de sedentarismo puro y con riesgo de no hacer una dieta equilibrada. Merece la pena hacer un pequeño esfuerzo añadiendo algunas rutinas de ejercicios, no excedernos en calorías y tener buenos hábitos de sueño.

Mente: Mens sana in corpore sana. Hay que mantener activa la mente con actividades que fomenten nuestro intelecto y concentración, por ejemplo, jugar al ajedrez, leer, escribir, tocar un instrumento.

Corazón: No podemos olvidarnos de nuestros familiares y amigos, y sobre todo de los más vulnerables, que son nuestros mayores. Llamándolos más que de costumbre, y ayudándolos en todo lo que necesiten.

Espiritualidad: Dedica cada día al menos un breve espacio de tiempo a reflexionar contigo mismo, si puedes meditar, mucho mejor. Y también dedica todos los días un pequeño espacio a escuchar música que nos inspire emocionalmente y nos relaje.

Para finalizar, os animo a todos a practicar cada día estos siete hábitos. Sé que son momentos difíciles que desbordan nuestras emociones y capacidades, veamos esta situación como un gran reto, todo pasará y volveremos a nuestro día a día con un nuevo aprendizaje que nos hará más fuertes.

Sergio Banderas Moreno
Profesor FP Informática
IES Campanillas (Parque Tecnológico de Andalucía, Málaga)

Tenemos diversas modalidades de FP en función de canal elegido: presencial y a distancia. Cada una, con sus virtudes y sus defectos, pero claramente complementarias.

Sin embargo, estos días están siendo insólitos. Tanto desde el Gobierno central, como por parte de las Comunidades Autónomas, en aras a la aplicación de medidas educativas establecidas por causa del brote del virus COVID-19 nos obligan a trabajar, profesores y alumnos, de forma digital exclusivamente.

Así, por ejemplo, en Castilla-La Mancha, y con respecto a las actividades de enseñanza y aprendizaje, se indica que “la dirección de los centros educativos garantizará el diseño de planes de trabajo y material para que el alumnado pueda continuar trabajando de forma no presencial. Excepto en educación Infantil, en todas las etapas educativas se determinarán las actividades a desarrollar, el procedimiento de seguimiento de las mismas y la forma en que se informará al alumnado y a sus familias”. Está claro que la situación que vivimos lo cambia todo y los profesores tienen que enfrentarse al coronavirus desde el punto de vista educativo, por supuesto.

El objetivo de este post es proponer un posible plan de trabajo para las próximas semanas. Bien es cierto que en mi caso, trabajo habitualmente con recursos digitalizados, pero perder el espacio físico lo cambia todo.

Al fin y al cabo, todo lo que hacemos se basa en la presencia física de docentes y alumnos en un mismo lugar. Esta situación es la que cambia. Hay que avanzar en el proceso de transformación digital de la educación. Ahora, y al menos, durante las próximas fechas, es obligado otro entorno. Digitalizar los recursos es un primer paso. Ahora hay que avanzar. Y por ello, se hace necesario implementar medidas para garantizar que se puede desarrollar el proceso de enseñanza-aprendizaje, pero sin un lugar físico común.

En este sentido, señalo lo que, bajo mi punto de vista, son  varias las cuestiones clave a introducir de forma instantánea en el proceso de enseñanza-aprendizaje que ahora pasa a ser online:

  1. Aula virtual. Necesidad de un espacio que sustituya al espacio físico. Ese espacio es un aula virtual. En este sentido podemos decir:
    1. Hay docentes que disponen de un espacio de este tipo donde se organizan los contenidos para la enseñanza enseñanza, y actividades para el aprendizaje, al margen de otros recursos como foros.
    2. Las instituciones educativa proporcionan este espacio, pero de momento es minoritario. Al hacer ahora un uso masivo como consecuencia de la situación que vivimos, la plataforma se colapsa, y el funcionamiento está siendo muy deficiente.
    3. Para subsanar este hecho, recomiendo el uso de aplicaciones de aulas virtuales que disponen de versión gratuita como por ejemplo, Edmodo, quizás la más popular, o Schoology, fantástica por su sencillez.
  2. Recursos para actividades de enseñanza. En mayor o menor medida, todos recurrimos al uso de recursos de la red para trabajar en aula. Es una dinámica obligada hoy en día. Sin embargo, el principal problema de la situación que vivimos se refiere a las actividades de enseñanza. Una cosa es tener recursos digitales, como post, vídeos, presentaciones, infografías, y otra cosa en organizar todo el proceso de enseñanza de una unidad, reto o proyecto. En ese sentido, recomiendo:
    1. La edición de vídeo, para explicar los aspectos fundamentales de teoría.
    2. La base de ese vídeo puede ser una presentación de Power Point, o bien, herramientas en línea muy potentes y cada vez con más opciones, como Genially, Prezi, o incluso infografías realizadas a través de Canva o Easely.
    3. Y si nos gusta lo visual y además no nos da miedo  dibujar, podemos ser más rápidos haciendo mapas visuales, con aplicaciones como por ejemplo Procreate.
  3. Recursos para el aprendizaje y evaluación. Para las actividades de aprendizaje, una aula virtual nos da muchísimas posibilidades: actividades para evaluar, test, foros de participación. Aquí esta el asunto muy bien cubierto. Aún así, destaco:
    1. Los foros son una herramienta muy útil en el trabajo online, porque permiten preguntar dudas, y que la resolución no sea únicamente del docente. El resto de compañeros puede colaborar.
    2. De forma específica, un foro de novedades es ideal, porque puede informar al alumnado que lo que hay que trabajar día a día.
    3. Calendario. Un calendario es una herramienta de todo aula virtual, y muy importante ahora, para ayudar al alumnado no sólo con lo que tiene que trabajar, sino tener siempre muy presentes fechas de entrega de trabajos, producciones o exámenes.
  4. Sí, pero, ¿y si trabajas por proyectos/retos? Trabajar con metodologías activas va a exigir la gestión de otros recursos para llevar a cabo el proyecto con éxito. Bajo mi punto de vista, son 2 cuestiones clave a controlar:
    1. La organización del equipo. Podríamos citar muchas aplicaciones para asegurar la adecuada organización dentro del equipo, pero señalo las siguientes:
      1. Trello, como herramienta ideal para la gestión de las tareas del proyecto, así como el control de la ejecución del mismo.
      2. Drive, OneDrive, Dropbox, o similar, para la gestión de archivos.
      3. Y Padlet, como pizarra colaborativa que va a ayudar en muchos casos.
    2. La comunicación dentro del equipo. Tan importante como la organización, es la correcta comunicación en cantidad y calidad. En este sentido, considero muy importantes:
      1. Whatsapp/Telegram, para comunicación instantánea entre alumnos, equipos o incluso con el docente.
      2. Foros del aula virtual, para la adopción de acuerdos o resolución de dudas.
      3. Y videoconferencias, con plataformas como Zoom, que permiten interactuar en directo, y de forma más concreta, llevar a cabo las reuniones tan necesarias en un proyecto, como la daily, review o retrospectiva.

Finalizo este post destacando una idea básica: lo redactado anteriormente no deja de ser un punto de vista. Supone tener en cuenta cómo hemos venido trabajando, el grupo-clase, el dominio de los TIC de docente y alumnado, y sobre todo el punto de vista del docente para acometer el momento que vivimos. Hay muchas herramientas, y muchos puntos de vista. Pero lo que está claro es que hay que probar, experimentar, y aprender a velocidad de vértigo.

Pablo Peñalver Alonso
Profesor de Administración de Empresas. Imparto Simulación Empresarial y Contabilidad y Fiscalidad en el Ciclo Formativo de Grado Superior de Administración y Finanzas, en el IES Consaburum (Consuegra, Toledo)

Breve currículum del autor aquí.

Web: www.pablopenalver.com/

Desde la Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa queremos dar consejos útiles para que el alumnado de FP pueda seguir con su formación teórica desde casa durante el periodo de aislamiento ocasionado por la pandemia de coronavirus.

Gracias a las nuevas tecnologías es posible continuar con el programa educativo sin estar presentes en el aula. Profesores y estudiantes pueden impartir y recibir clases a distancia sin ningún inconveniente, pero es verdad que para poder hacerlo con éxito es necesario seguir una serie de consejos que nos facilitarán esta labor.

  1. Levántate temprano. Aunque no tengas que acudir al centro de forma física, es importante que continúes con el horario habitual, de esa manera no perderás la costumbre y te será más fácil seguir con la rutina diaria.
  2. Vístete. Es muy común que al saber que te vas a quedar en casa te quedes en pijama. Es mejor que te vistas con ropa cómoda y así tengas la sensación de que vas a hacer algo más que permanecer en tu habitación.
  3. Encuentra un espacio adecuado para estudiar. Puede parecer muy cómodo colocar el ordenador en la cama para conectarse a las clases online o hacer las prácticas que te ha mandado el profesor, pero lo mejor sería que acondicionaras un espacio exclusivamente para esta tarea. Aunque no estés físicamente en clase, tu mente sí tiene que estarlo. Recomendamos un escritorio en una zona con luz natural, silenciosa y lejos de distracciones.
  4. Planificación. Sigue pendiente de las plataformas que te facilita el centro para seguir en contacto con los profesores y apúntate las tareas a realizar, y las horas en la que impartirán clase de forma virtual si lo hacen. Es importante no perder la rutina de clase.
  5. Conéctate con tiempo a las clases virtuales. Actualmente existen diversas plataformas para conectarse de forma online a las clases, desde Skype, Moodle, Google Meets, Microsoft Teams, entre otras. No obstante, no todos tenemos la misma conexión de internet y es probable que en algún momento nos falle. Además, al igual que cuando vamos a clase, no llegamos justos, pues de forma online tampoco. Por eso, si tenemos una clase a las 10:00, aconsejamos conectarse a las 9:50 y comprobar que todo funciona correctamente para poder estar desde el principio sin perderte nada. Seguramente no serás el único que se conecte con antelación.
  6. Sigue una rutina diaria. Es un error hacer lo mismo que haces el fin de semana que entre semana, porque de esa manera no diferencias entre ocio y responsabilidades. Intenta seguir una rutina entre semana, hacer las tareas, asistir a clase de forma virtual, hablar con tus compañeros de las asignaturas… Y el fin de semana, organízate para estudiar, pero el resto dedícalo para desconectar y así volver con las pilas cargadas el lunes de nuevo. Es importante tener un equilibrio.
  7. Evita distracciones. Mientras estudies o estés en clase online: cero distracciones. Es muy fácil desconectar cuando tienes que estar detrás de una pantalla. La capacidad de concentración no es la misma, por eso evita tener el móvil cerca, de esa manera tu atención irá exclusivamente al docente y sus explicaciones.
  8. Socializa con tus compañeros. El sentimiento de grupo nos beneficia. Ver lo que otros hacen, preguntar dudas, etc. Nos hará más llevadero el día a día y hará que no nos sintamos solos.

Proyecto: “Estamos Preparadas (Siempre Fue Así)”

En pleno siglo XXI, la era de la tecnología y los cambios rápidos, aún se mantienen ciertos estigmas sobre la Formación Profesional propios de otros tiempos. La tradicional imagen de una FP masculina continúa arraigada en algunos sectores de nuestra sociedad. La realidad, sin embargo, nos devuelve un escenario en el que las mujeres más jóvenes están alcanzado espacios acotados a los hombres hasta hace unos años.

Aunque en muchos discursos se intenta centrar los problemas de la inserción laboral de la mujer en una serie de núcleos, desde mi punto de vista, todos somos culpables. Y si todos somos asumimos y participados, en cierto modo, en dinámicas erróneas, todos debemos poner nuestro granito de arena a la hora de ofrecer soluciones. Desde la educación, desde la Formación Profesional y desde el IES Emilio Canalejo aportaremos todos nuestros esfuerzos para tener una sociedad más justa y por ende una integración laboral sin prejuicios.

En el sector de las Industrias Alimentarias, más concretamente los CFGM Aceites y Vinos y CFGS Vitivinicultura, las diferencias en inserción laboral entre hombres y mujeres es abismal. En el sector agrario, en concreto, se han mantenido dinámicas que priorizaba ocupaciones diferenciadas por sexos basadas en la separación tradicional de roles.

La región en la que se ubica el IES Emilio Canalejo, el área de Montilla-Moriles, es una zona vitivinícola con un alto poder enológico, en el que se desarrollan gran variedad de vinos. Las bodegas, cada vez están más preparadas y cuentan con profesionales altamente cualificados, tanto hombres como mujeres. Pero es solo el comienzo. Si queremos conseguir una comarca con bajos niveles de desempleo y con una riqueza afín con los medios que posee, la integración de la mujer tiene que ser una prioridad.

Para mitigar las desigualdades presentes, planteamos una adaptación de la mujer en la empresa, desde la base, desde la educación. La posición que tengo como profesor me hace sentir vértigo de la tremenda responsabilidad que tenemos desde la educación. Es tanta la influencia que podemos ejercer en el alumnado, que hasta el más mínimo detalle tiene que ser una perfecta prenda hilada sin posibilidad de deshilacharse. Pero el vértigo aumenta al comprobar como empresas con las que trabajas codo con codo, con un fin común, también consideran tu opinión en una alta estima.

Por tanto, la mejor forma de demostrar el trabajo que desarrollan nuestras alumnas es participando en un Proyecto de Investigación e Innovación con el bodeguero, en el que examinen y observen de primera mano la capacidad de esfuerzo, sacrificio y adaptación que tienen. Hasta ahora, el proyecto denominado “ESTÁN PREPARADAS: SIEMPRE FUE ASÍ” ha servido para integrar a la mujer en el sector bodeguero, planteando diferentes líneas de actuación para que la alumna alcance su desarrollo profesional, orientando cada una de las líneas de trabajo e investigación para que las bodegas, los profesores, las familias y la sociedad vean que siempre estuvieron preparadas para hacer este tipo de trabajos.

Esta iniciativa empezó por las bodegas, pero queremos que llegue a más sectores, porque la verdadera forma de luchar por la igualdad es ofreciendo a las mujeres las mismas posibilidades de demostrar en esas profesiones masculinizadas que ellas están tan capacitadas, o más, para desarrollar los trabajos. Gracias a las bodegas, una almazara de la zona (industria del aceite) también se ha interesado y quieren formar parte de “ESTÁN PREPARADAS: SIEMPRE FUE ASÍ”. Al igual que ellos, otros centros y empresas pueden poner en práctica este proyecto y mostrarle a la sociedad que ellas están preparadas para todo, sea el sector que sea.

 

Si quieres que tu centro forme parte de esta iniciativa, escríbenos:

jjgallego@fpempresa.net

La Formación Profesional poco a poco está demostrando su valía como ejemplo de educación de calidad y como una vía de acceso directo al primer empleo. Se ajusta a las necesidades de las empresas y a los cambios que se están produciendo en los modelos productivos. No obstante, el estigma social vinculado a la FP sigue instaurado en algunos entornos. En el pasado hubo una tendencia generalizada a infravalorar esta formación y, como consecuencia de ello, algunas familias no la valoraban como una propuesta educativa de calidad y aún les cuesta pensar que la FP es una opción educativa muy buena para sus hijos; pese a que se ha demostrado en estudios recientes que los alumnos que estudian FP tienen un mayor porcentaje de inserción laboral que los que hacen estudios universitarios.

No podemos decir que una opción sea mejor que la otra, pero sí podemos asegurar que en la actualidad la FP cuenta con más y mejores salidas profesionales. Los objetivos e intereses de las personas son los que deben marcar la elección, sin olvidar nunca que la FP no cierra la puerta a la universidad a aquellas personas que deseen continuar con sus estudios, sino todo lo contrario.

La FP, sociedad y familia

Es importante seguir trabajando para concienciar no solo a las familias, sino a la sociedad en general de las ventajas y opciones tan buenas que puede ofrecer la FP como primera opción, reforzando el mensaje de que la FP brinda grandes oportunidades para los jóvenes que buscan acceder al mercado laboral, ya que la FP sigue creciendo, mejorando y ganando prestigio, ofreciendo una completa formación de calidad que les preparará para el futuro.

Desde FPEmpresa, creemos que esta tendencia tiene que seguir. Debemos ayudar a las familias y a la sociedad a comprender que todas las personas son diferentes y que tienen que potenciar sus capacidades en la dirección más adecuada para ellos. Con este fin necesitamos una orientación profesional que dé a conocer la FP como una elección de primer orden, una opción de éxito tanto personal como social y para que esto sea posible se necesita más información y que todos luchemos contra el desconocimiento de la FP. 

Apoyo del Ministerio de Educación y FP

El Ministerio de Educación y Formación Profesional empezó a trabajar en esta vía desde el momento que incluyó a la FP en la nomenclatura ministerial y está fortaleciendo esta imagen que queremos exponer a la sociedad. Es más, las declaraciones de la ministra Isabel Celaá ponen de manifiesto la importancia de la FP en los entornos laborales del presente y del futuro y la necesidad crecer, añadiendo más plazas en los centros y más títulos para que las personas puedan formarse en las profesiones más demandadas por las empresas. 

En FPEmpresa seguimos luchando por promover espacios en los que compartir buenas prácticas y donde se visibilicen y se compartan los proyectos, los programas, las prácticas y todas las acciones que enriquecen cada día a nuestro alumnado, profesorado y a las empresas de nuestros entornos. La FP es innovadora y creativa, y puede a ser la primera opción. Solo necesitamos que tanto las familias como la sociedad, comprendan que la Formación Profesional forma a profesionales cualificados para puestos de trabajo que son fundamentales en las sociedades de nuestro futuro inmediato.

María José Fernández Campos
Vocal Asturias, Galicia y Cantabria
CIFP Hostelería y Turismo Gijón 

Desde FPEmpresa, la asociación de centros de Formación Profesional, valoramos positivamente las declaraciones de la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá en su primera intervención tras su nombramiento. En su nueva etapa al frente de la cartera educativa resaltó el carácter estratégico de la Formación Profesional y las primeras medidas del Gobierno para potenciar la FP: unificar las competencias de FP del sistema educativo y para el empleo en Ministerio de Educación y Formación Profesional.

La propuesta del Ministerio incluye un acuerdo de los organismos e instituciones educativas para crear una FP moderna con 80 nuevas titulaciones, que incluyan competencias digitales, y con 200.000 nuevas plazas en cuatro años. Compartimos con la ministra Celaá la idea que la FP en España no puede ser vía de segunda categoría, la FP ha de ser fuerte. Juntos debemos trabajar para que los trabajadores del presente y del futuro cuenten con una titulación, una capacitación profesional que les permita adaptarse a las necesidades y cambios de las sociedades globalizadas.

Somos conscientes de los rápidos cambios tecnológicos, culturales, productivos, demográficos y medioambientales que se están produciendo en los últimos años nos sitúan frente a nuevos y ambiciosos retos. Por ello, creemos imprescindible contar con una Formación Profesional integrada, actualizada, continua y para todas las personas. Esta será la única vía para dar una respuesta óptima tanto a las necesidades de la ciudadanía como a las de las empresas y la sociedad en general.

Desde FPEmpresa hemos señalado reiteradamente en las conclusiones anuales de nuestros congresos y, recientemente, en la valoración que hicimos sobre el Plan Estratégico de FP, presentado por el propio Ministerio, la ausencia de integración de todas las ofertas de Formación Profesional, tanto del sistema educativo como de empleo.

Deseamos que las nuevas medidas del Gobierno permitan que los Centros de Formación Profesional puedan participar de un modo más activo y ágil en la oferta de FP para el empleo y, como consecuencia, consigamos una mejor capacidad de respuesta ante los desafíos que le esperan a al FP.

Tras la aprobación del el I Plan Estratégico de Formación Profesional del Sistema Educativo por parte del Ministerio de Educación y Formación Profesional, FPEmpresa, asociación que actualmente representa a 240 centros de FP de toda España quiere hacer una valoración del mismo:

1.- Consideramos muy positivo la iniciativa de aprobación de un plan estratégico sobre la Formación Profesional dadas las exigencias de un mundo y un entorno cambiante y la carencia de una estrategia similar que planificase y pensase la Formación Profesional a medio y largo plazo. Existía una necesidad urgente para la modificación de la normativa de las enseñanzas de FP del Sistema Educativo que se resuelve con la redacción de una nueva ley de ordenación general de la FP y un Real Decreto del régimen de FP Dual.

2.- Encontramos muy acertado que se cuente con las empresas y las instituciones relacionadas con la FP en el llamado Observatorio de las Cualificaciones así como la intención de una actualización más ágil de los títulos vigentes, así como del lanzamiento de 80 nuevos títulos y cursos de especialización. 

3.- También nos parece apropiada la flexibilización de la organización de la oferta, contemplando especialmente la oferta modular de los títulos, que ya figuraba en las regulaciones anteriores pero que nunca fue desarrollada de manera generalizada. Creemos que puede tener un impacto importante entre población adulta, tanto en situación de desempleo como activos laboralmente.

4.- Creemos precisa la ampliación de la oferta de la FP con un horizonte en 2022 de generar 200.000 plazas más.

5.- Valoramos positivo, igualmente, la revisión de la normativa de acreditación de competencias profesional adquiridas por la experiencia laboral. En este punto, creemos que se debería ceder a los Centros de FP del Sistema Educativo el protagonismo, por su presencia en todo el territorio y estar especializados en evaluar y acreditar más que ningún otro agente del sistema.

6.- Entendemos también muy importante la inclusión de la Formación Profesorado como uno de los ejes del plan estratégico, por entender al profesor como pieza clave para la mejora y sostenibilidad del sistema de FP. Por esta misma razón, echamos de menos que no se mencione el avance en el sistema de selección del profesorado de las especialidades de FP, que debe establecer algunos elementos singulares en los procedimientos de oposición ordinarios. Debería considerarse especialmente la acreditación de los conocimientos técnicos específicos, así como la inclusión como mérito la experiencia profesional en el sector productivo de la especialidad. No menos importante sería la definición de una nueva carrera profesional del docente de las especialidades de FP, en la que se tuviese en cuenta la participación en proyectos de innovación, la investigación, las estancias en empresa etc…

7.- Señalamos como debilidad del Plan la ausencia en la integración de todas las ofertas de Formación Profesional, tanto del sistema educativo como de empleo; de hecho, entendemos que la redacción de este plan solo teniendo en cuenta la parte educativa del sistema de FP es una carencia importante del mismo.

8.- No encontramos en el documento, ni en los ámbitos estratégicos, ni en los objetivos, ni en las líneas de actuación, alguna mención a la necesaria autonomía de gestión, real, de los Centros de FP, cuya flexibilidad y capacidad de gestión se encuentra cuartada por una regulación y centralización excesivas. Entendemos que los Centros son pieza esencial para mejorar la calidad de una FP.

9.- Finalmente, queremos señalar la conveniencia de una memoria económica que acompañe un plan estratégico de estas características, que no concebimos sin importantes inversiones. Más inversión es necesaria para una apuesta decidida por la Formación Profesional.

Luis García Domínguez

Presidente de FPEmpresa

Asociación de Centros de Formación Profesional

 

  • 1
  • 2