José Luis Durán es ingeniero técnico industrial eléctrico por la Universitat Politècnica de Catalunya e ingeniero electrónico por la Universitat de Barcelona. Su trayectoria profesional ha transcurrido en paralelo entre la docencia universitaria en la Escuela de Ingenieros Técnicos Industriales de Barcelona, como profesor asociado, y como profesor de Formación Profesional. De los últimos 27 años de docencia, los últimos 22 ha estado en el Institut Escola del Treball de Barcelona. En estos 22 años, ha impartido docencia en ciclos de la familia de electricidad-electrónica como profesor de Sistemas electrotécnicos y automáticos y de Sistemas electrónicos.

Durante más de 7 años, ha compatibilizado la docencia con el desarrollo de la libre profesión como ingeniero, centrando su actividad en la legalización de actividades (principalmente en el sector del retail), realización de proyectos eléctricos y de climatización y proyectos de obras de reforma.

En el ámbito docente, ha ido adquiriendo cada vez mayor responsabilidad en el Institut Escola del Treball, implicándose desde su llegada al centro en diferentes proyectos de innovación, estratégicos de centro, etc. Ha sido el coordinador de calidad del centro durante 6 años, pasando posteriormente a subdirector del centro, durante 4 años más, y, desde los últimos 5, es el director del centro.

En este período de tiempo se ha centrado en el liderazgo y gestión de equipos de trabajo, en la implantación de modelos de gestión y calidad aplicados a la educación y en la formación directiva; imprescindible para poder liderar con éxito el que es el centro público más grande de España en Formación Profesional.

¿Por qué decidiste implicarte como parte de la Junta Directiva de FPEmpresa?

Estoy convencido de que la Formación Profesional es una de las palancas de cambio más importantes para el crecimiento del país. Se necesitan técnicos de grado medio y superior bien formados para que las empresas puedan crecer aquí. Y no existen en la cantidad suficiente porque socialmente no se ha considerado la FP como una primera opción. Nos faltan vocaciones industriales y nos falta incorporar el talento femenino, nos falta más y mejor orientación, nos falta más inversión…

Quiero, como muchos de mis compañeros de la Junta, que la Formación Profesional sea percibida por la sociedad como una primera opción y eso no lo vamos a solucionar solo quejándonos. Tenemos que organizarnos, hacer llegar la voz de los centros directamente a los agentes implicados para mejorar la situación actual. Así, trabajamos con las administraciones educativas, empresas, organizaciones sindicales, y fundaciones como Dualiza-Fundación Bankia… Una asociación fuerte será sin duda uno de los instrumentos más eficaces y eficientes para lograrlo…y yo no me lo quería perder.

¿Qué objetivos te gustaría que alcanzara la Asociación en los próximos años?

Nuestros objetivos están concretados en nuestro plan estratégico, pero, para hacerlo más simple, resumiendo, me gustaría una asociación que aglutinara unos 500 centros de FP, con aún mayor influencia de la que ya tiene para que los agentes implicados nos tengan en consideración en los marcos normativos que afectan a la Formación Profesional. Que los centros vieran en la asociación una ayuda importante para su quehacer diario, ofreciendo información y formación, nuevas convocatorias de proyectos de innovación y orientación, que puedan recibir soporte y asesoramiento y que la asociación facilite la relación entre los centros y las empresas; y que ayude a romper prejuicios mediante el trabajo y el conocimiento entre territorios, en una sociedad cada vez más polarizada. Me gustaría también que la asociación sea una puerta de acceso a otros centros de otros países de todo el mundo.

¿Crees que es un momento clave para la Formación Profesional? ¿Por qué?

Es un momento clave. El Ministerio de Educación y Formación Profesional ha apostado claramente por la FP y se ha atrevido, por fin, a unificar los diferentes sistemas: reglada y ocupacional. Se está haciendo un esfuerzo importante en la comunicación y en la promoción de la FP. Ahora toca invertir en los centros, captar al mejor profesorado y formar mejor al existente, para no decepcionar al alumnado. Se deberá también consensuar sistemas de FP Dual con los diferentes agentes implicados (administración educativa, centros de FP, docentes, empresas y sindicatos) para que este nuevo modelo crezca en los próximos años.

¿Qué le dirías a los centros de FP que todavía no han dado el paso de asociarse?

Que consulten a otros centros que están en la asociación. Que se informen en nuestra web y que si tienen dudas que nos llamen, que los convencemos. Que nadie les dará más por menos. Son muchos los centros que ya han obtenido ayudas económicas por proyectos, han participado en formación, han asistido a nuestros congresos, han contactado con colegas de otros centros integrándose en redes de trabajo, se han integrado en nuestro consorcio de movilidad internacional…

Por otro lado, ¿cuál es el proyecto, iniciativa o actividad que se ha llevado a cabo en tu centro que más destacarías?

La participación en los congresos de la asociación ha sido un punto de encuentro muy interesante para proyectos. En el 2018, nos encargamos de la organización del congreso de la Asociación en Barcelona, que fue un éxito. Hemos obtenido ayudas económicas para desarrollar proyectos gracias a las convocatorias de Ayudas Dualiza y formar parte de la asociación nos ha facilitado mucho la participación en proyectos con centros de toda España. Conocer las diferentes realidades de cómo trabajan en Formación Profesional en otras comunidades nos enriquece, nos da un punto de vista diferente.

Gregorio Hernández Pérez es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales. Su trayectoria profesional comienza en empresas privadas de sectores como el de la construcción o el de la comunicación. Tras aprobar las oposiciones para la enseñanza en 1993, comenzó su carrera docente en el IES San Marcos, donde permaneció seis años como vice-director. Tras pasar por varios centros de Santa Cruz de Tenerife, decidió irse a Cabo Verde, bajo el paraguas de un proyecto de cooperación del Gobierno de Canarias, para implantar allí la Formación Profesional. Al regresar, obtuvo su plaza en el CIFP Las Indias, donde, en el 2008, se presentó a director del centro, puesto que ejerce a día de hoy.

¿Por qué decidiste implicarte como parte de la Junta Directiva de FPEmpresa?

En primer lugar, porque desde que empezó la Asociación he visto su evolución y la importancia que ha ido adquiriendo dentro de la Formación Profesional. Estar en la Junta Directiva de FPEmpresa me aporta conocimiento y me permite estar al día de las novedades que ocurren a nivel nacional en el ámbito de la Formación Profesional. Además, también me permite estar conectado con otros centros de iguales características, con las mismas preocupaciones y con la misma capacidad para contribuir con buenas prácticas y mejoras en la metodología para seguir avanzando en la mejora de estas enseñanzas. Creo que los cambios tienen que ir no sólo desde el lado de la gestión política, sino, sobre todo, desde la parte de los implicados en la propia FP, nosotros, el profesorado y los equipos directivos, que damos formación y gestionamos el entramado de centros, currículos, etc. Por todo ello, es importante estar asociados, para constituir un grupo de presión que pueda cambiar todo lo que nos afecta. Pertenecer a FPEmpresa, asociación profesional y apolítica, también me da la oportunidad de ser crítico y de debatir los cambios que se están produciendo en la FP actual.

¿Qué objetivos te gustaría que alcanzara la Asociación en los próximos años?

Me gustaría que se consolidara como una asociación crítica, sin ataduras políticas de ningún tipo, y que tuviera la suficiente fuerza, gracias al número de asociados, para ser consultada cada vez que se quisiera mejorar o hacer algún cambio en la normativa o política educativa relacionada con la Formación Profesional.

¿Crees que es un momento clave para la Formación Profesional? ¿Por qué?

Sí, sin duda. Ahora es el momento. Por fin nos hemos quitado los estigmas que siempre han ensombrecido estas enseñanzas. Viendo las estadísticas, viendo el sentir de la gente y viendo cómo está funcionando en Europa el desarrollo de las profesiones, estamos en un punto ideal para que la mayor empleabilidad que se consiga ahora sea a través de los ciclos formativos de la Formación Profesional.

Los centros estamos preparados, tenemos un sistema altamente cualificado; es el momento de que la FP sea uno de los principales caminos de empleabilidad para la juventud de este país.

¿Qué le dirías a los centros de FP que todavía no han dado el paso de asociarse?

Todo son beneficios. Asociarse a FPEmpresa implica obtener información actualizada sobre todo lo relacionado con la FP a nivel nacional e internacional, así como acceso a buenas prácticas en diferentes centros de todo el territorio nacional. Es un lugar donde se puede opinar, donde hay debate y, sobre todo, un lugar donde poder crear una unión que sea lo suficientemente fuerte como para que se tenga en cuenta nuestro criterio como profesionales de la FP a la hora de realizar las distintas normativas de este ámbito educativo.

Por otro lado, ¿cuál es el proyecto, iniciativa o actividad que se ha llevado a cabo en tu centro que más destacarías?

Destacaría nuestra dimensión internacional, nuestros proyectos Erasmus+. Para un centro como el CIFP Las Indias, situado en Canarias, una de las regiones ultraperiféricas de la Unión Europea, es un gran logro que el 80% del alumnado que acaba los ciclos formativos pueda realizar sus prácticas en empresas en diferentes países de Europa. Nuestro alumnado está repartido en 15 países, tenemos una red de centros asociados que nos ayudan a conseguir empresas o cursos en el ámbito europeo, al mismo tiempo que nosotros, el CIFP Las Indias, actuamos como gestores de ese alumnado que quiere venir a desarrollar sus prácticas en Canarias. Esto supone una riqueza en términos de conocimiento y buenas prácticas que, realmente, no tiene precio. Me gustaría añadir también que la implicación de FPEmpresa en estos proyectos internacionales la convierte en un socio colaborador inmejorable.

España es ampliamente reconocida como uno de los destinos turísticos más importantes a nivel mundial. Según los últimos datos oficiales publicados por la OMT, España es el segundo país más visitado del mundo, recibiendo cerca de 84 millones de turistas en el año 2019. El impacto del turismo en la economía española es un hecho incuestionable. Por lo tanto, es imperativo que las autoridades educativas brinden a sus futuros profesionales una educación turística adecuada, actualizada y de alta calidad. La Formación Profesional no es una excepción.

Sin embargo, no se trata ya de conseguir un crecimiento cuantitativo, sino de uno cualitativo. La innovación, la solidaridad y la sostenibilidad se vuelven elementos imprescindibles. La situación de crisis sanitaria ha servido como catalizador de algunos cambios que ya se estaban produciendo en la industria, incluso antes de que estallara la pandemia.

Por otro lado, la educación turística en España no se puede entender sin el sector de la hostelería, de ahí que la rama del sector en el sistema español de FP se conozca como Hostelería y Turismo. Teniendo esto en cuenta, algunos de nuestros centros asociados han implementado algunas buenas prácticas que están ayudando a redefinir nuestra industria turística. En pocas palabras, para que la industria turística prospere, necesitamos que esta sea:

INNOVADORA

La innovación es precisamente algo que no le falta al alumnado y profesorado del CIFP La Merced. Debido a la pandemia, la formación de guías turísticos no se pudo realizar con normalidad. Por ello, decidieron hacer uso de las últimas tecnologías para superar este obstáculo de aprendizaje. El alumnado recibió formación en códigos QR, Google Business y programas de edición de realidad virtual. De esta manera, pudieron crear sus propios contenidos y continuar con aprendizaje práctico. La profesora de este módulo, Ana Hernando, destacó: “Este nuevo método de trabajo fue tan inspirador que tres estudiantes decidieron presentar un proyecto de innovación en turismo de RV para personas mayores, recibiendo un premio de las autoridades regionales en la categoría VET”. “Los estudiantes han grabado, editado y recogido en un blog todas las visitas virtuales de este proyecto”, añade Hernando, quien considera que, gracias a eso, los alumnos son ahora guías del siglo XXI y profesionales más multidisciplinares, que han hecho de una dificultad una nueva oportunidad, reinventándose.

La tecnología también fue aprovechada por el Departamento de Hotelería y Turismo del CIFP Simone Ortega. Debido a las particulares circunstancias provocadas por la pandemia, decidieron diseñar un completo servicio de comida para llevar para su comunidad educativa, basándose en el principio de consumo responsable. Con el fin de administrar el excedente de comida, lanzaron una aplicación, llamada Nice to eat you, para conectar a los clientes externos con la escuela y facilitar la compra. Los fondos resultantes se donan a organizaciones sin fines de lucro dentro del mismo municipio. Según el profesorado participante: “esta actividad ayuda a consolidar el correcto uso de la materia prima, haciendo al alumnado copartícipe de todo el proceso”.

SOLIDARIA

La solidaridad es otro elemento que no puede faltar a la hora de remodelar el futuro de nuestra industria. Con el fin de ofrecer un excelente servicio al turista, los futuros profesionales deben formarse en el marco de valores humanos, como la empatía y la solidaridad. Esto es exactamente lo que están promoviendo los centros CIPFP Canastell e INS Escola de Hoteleria i Turisme de Barcelona.

Ante los tiempos difíciles que hemos tenido que afrontar el pasado año, el CIPFP Canastell decidió iniciar una alianza con Alicante Gastronómica Solidaria, un proyecto local sin ánimo de lucro cuyo principal objetivo ha sido ayudar a los más necesitados cumpliendo con sus necesidades básicas de alimentación. El director de la escuela, Carlos Navas, explica que “al participar en esta iniciativa, llevando miles de menús a miles de personas, algunos alumnos han tenido la oportunidad de continuar su formación en cocina y servicios de forma presencial y, lo más importante, de participar activamente en el desarrollo social de entorno”.

Por su parte, el INS Escola de Hoteleria i Turisme de Barcelona ha establecido una alianza con la Fundación Mahou San Miguel para otorgar una beca completa a 30 jóvenes, que provienen de entornos difíciles, para cursar un Ciclo de FP Intermedio Dual en Servicios de Hostelería. Esta exitosa iniciativa tiene como objetivo formar profesionales que se destaquen por la calidad de su servicio. Los estudiantes reciben asesoramiento y apoyo desde el inicio de su formación hasta que encuentran un trabajo adecuado. Nacho Marín, tutor de uno de los grupos de esta iniciativa, destaca: “Es un camino a veces muy tortuoso y serpenteante, que recorremos con el alumnado. Compartir ese trayecto, sea como sea, es muy enriquecedor para todas las personas que lo compartimos”.

SOSTENIBLE

Y, por supuesto, el factor clave que lo une todo: la sostenibilidad. Los centros de FP que ofertan enseñanzas de Hostelería y Turismo son muy conscientes de que, para que la industria crezca de manera saludable, debe estar fuertemente comprometida con las prácticas sostenibles.

Este es el caso del CIFP Hostelería y Turismo de Gijón, donde sus estudiantes de turismo, con el lema “¡Abre los ojos, cuida tu paraíso!”, y en colaboración con Ocean Initiatives, se han ofrecido como voluntarios para limpiar las playas de su región, Asturias. Los ingredientes de este proyecto, la solidaridad y la sostenibilidad, han hecho que este centro de FP gane un premio en el concurso escolar “¡Reacciona, recicla!” organizado por la empresa regional de gestión de residuos COGERSA. También diseñaron un calendario benéfico y utilizaron los fondos recaudados para adoptar dos animales en peligro de extinción del WWF. Isabel Méndez, responsable de la Unidad de Coordinación de Reciclaje del centro, subraya: “El CIFP de Hostelería y Turismo de Gijón es mucho más que un centro de formación, es una escuela comprometida con las buenas prácticas y con el respeto al medio ambiente”.

El centro Altaviana cuenta con su proyecto FOSTER, cofinanciado por el Programa LIFE de la Comisión Europea. Con su afirmación, Ama la comida, reduce el desperdicio, su objetivo es crear conciencia sobre el desperdicio de alimentos y cómo prevenirlo. La idea es que los futuros profesionales implementen estas prácticas en sus lugares de trabajo y así, multipliquen el efecto comunicativo del proyecto. Gema Trillo, del equipo directivo del centro, señala: “La participación en este proyecto ha sido una excelente oportunidad para concienciar a nuestro alumnado de la importancia de la reducción de desperdicios. Al mismo tiempo, le ha hecho difusor de este mensaje, trasladando la formación en sostenibilidad recibida a las empresas donde realiza las prácticas”.

En línea con esta acción de sensibilización, la Escuela de Hostelería de Egibide Mendizorrotza, con su Restaurante Km0 acreditado, promueve el consumo de productos de la zona. De esta manera, contribuyen al desarrollo sostenible de pequeñas empresas y granjas cercanas y apoyan la economía local. Un proyecto en el que todos ganan. Xabier López, director del centro, destaca: “Para la Escuela de Hostelería de Egibide Mendizorrotza es importante la transmisión de estos valores al alumnado por el apoyo que supone a la economía, la agricultura, la ganadería y la gastronomía locales; al cuidado del medioambiente y la sostenibilidad; a una alimentación más sana y saludable a través del consumo de alimentos recolectados en su momento óptimo, lo que mantiene sus cualidades nutricionales y los hace más gustosos. Es para nosotros un orgullo comprobar que nuestros exalumnos ponen en práctica estos principios en sus cocinas”.

Todo el Departamento de Hotelería y Turismo del CIPFP Valle de Elda está impulsando fuertemente las prácticas sostenibles entre sus estudiantes. Creen que los estudiantes bien capacitados en el campo de la sostenibilidad se convertirán en mejores profesionales para la industria. Profesionales que, a su vez, defenderán e implementarán medidas sostenibles en sus respectivos puestos de trabajo. Juan Carlos Martínez, jefe de departamento de Hostelería y Turismo, considera que “estamos ante una generación de alumnado muy concienciada con el medio ambiente y a través de las dinámicas de este tipo de actividades favorecemos la introducción de acciones que refuercen el uso responsable y sostenible de los recursos”.

Todas estas buenas prácticas demuestran una cosa: al proporcionar al alumnado conocimientos prácticos y experiencia útil, los proveedores de Formación Profesional desempeñan un papel muy significativo en la configuración de un futuro más prometedor para nuestra industria turística y hostelera, y, lo más importante, en la configuración de un mundo más innovador, más solidario y más sostenible.

Tomás Alonso Pérez es Catedrático de Enseñanza Secundaria en Educación Física. Ha trabajado en institutos de Murcia y Ávila. Tras los 3 años siguientes a la oposición, acabó en el IFP de Hortaleza, cuyo nombre actual es IES Francisco Tomás y Valiente. Es director de este centro desde hace 24 años. Tiene el Diploma de Estudios Avanzados, aunque finalmente no llegó a presentar la tesis.

Su pasión ha sido y es la gestión de un centro educativo y, de forma especial, la Formación Profesional. Le parece apasionante gestionar personas y poder tener cierta influencia en su futuro profesional. Para Tomás, la innovación no es una opción, es una obligación.

¿Por qué decidiste implicarte como parte de la Junta Directiva de FPEmpresa?

Desde un primer momento, he colaborado con un grupo de directores y amigos que considerábamos que la suma de todos nos hace más fuertes. Siempre me han gustado los retos. Partíamos casi de cero y actualmente somos más de 310 centros de toda España. Es un orgullo formar parte de esta Junta Directiva.

¿Qué objetivos te gustaría que alcanzara la Asociación en los próximos años?

Para mí, los objetivos son los siguientes:

  • Que continúe siendo, más si cabe, un referente en la Formación Profesional.
  • Que sigamos aumentando el número de socios.
  • Que las asociaciones empresariales y las administraciones educativas sepan que siempre nos tiene a su disposición.
  • Que se consoliden grupos de innovación dentro de la propia asociación.
  • Que consigamos cambiar el pensamiento que se tiene acerca de la Formación Profesional y que se vea como un itinerario más en nuestra carrera personal y profesional.

¿Crees que es un momento clave para la Formación Profesional? ¿Por qué?

Dada la situación actual de nuestra economía, es evidente que es el momento de la Formación Profesional. Los profesionales que salen con titulaciones muy específicas de FP son la clave para el desarrollo de muchos sectores productivos. Es el momento de “hacer”, no solo de pensar y proponer.

¿Qué le dirías a los centros de FP que todavía no han dado el paso de asociarse?

Les diría que no saben lo que se están perdiendo. Trabajar y colaborar en red, conocer proyectos y profesionales de otros centros educativos y de otras comunidades autónomas, poder participar en proyectos inter-centros e internacionales, y, sobre todo, sumar para el prestigio de la Formación Profesional.

Por otro lado, ¿cuál es el proyecto, iniciativa o actividad que se ha llevado a cabo en tu centro que más destacarías?

Tendría que destacar al menos tres proyectos, cada uno con un ámbito propio de actuación:

El Proyecto Solar-Aula de la Energía, para el conocimiento de las energías renovables y sobre todo para la orientación hacia la FP. Nuestro centro es visitado por estudiantes de 4º de la ESO y 2º de Bachillerato.
El proyecto GarageLab. En colaboración con la Fundación Orange, se creó un espacio Maker donde los alumnos de FP de diferentes familias profesionales trabajan y desarrollan conocimientos en nuevas tecnologías. Actualmente, se colabora realizando materiales para un centro de educación especial de la zona.
Proyecto ATECA-Maker-ViveroIESFTV. Se ha creado un nuevo espacio considerado como un aula del futuro con todas las nuevas tecnologías para que el alumnado desarrolle proyectos utilizándolas. Todo ello relacionado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Será un proyecto transversal para que todo el alumnado del instituto pase por ese espacio.  Junto a este nuevo espacio, hay un vivero IESFTV donde alumnos y ex-alumnos podrán iniciar su aventura emprendedora.
La clave de los diferentes proyectos ha sido la transformación de los espacios, para fomentar el cambio metodológico y dar contenidos transversales a las enseñanzas de Formación Profesional. Nuestro lema es #ElEspacioImporta.

La nueva era digital ha abierto un mundo nuevo de oportunidades en prácticamente todos los sectores de trabajo. El ámbito de la formación no se ha quedado atrás, y poco a poco va encontrando los mecanismos necesarios para darle a las nuevas tecnologías un rol cada vez más importante dentro del sistema educativo.

Esto, que conocemos como Educación 4.0, es parte de un proceso de evolución de toda la sociedad. Se trata de un cambio de paradigma que no solo implica un reto tecnológico, sino que también nos enfrentamos a un factor metodológico que debe moverse al compás de las nuevas herramientas digitales.

Uno de estos nuevos sistemas de aprendizaje toma como base la realidad virtual en las aulas, que ha demostrado ser un complemento perfecto a la hora de mejorar el rendimiento de los alumnos. Sin duda, es una excelente oportunidad de trabajar directamente sobre lo que estemos aprendiendo para conseguir una inmersión completa.

En nuestro caso nos centraremos en la Formación Profesional, que es lo que nos atañe. Sabemos que es un sistema educativo que ha sido relegado a segundo plano durante muchos años, pero que ha sabido encontrar su valor y volver a ocupar un lugar importante en la sociedad.

Pero también debemos ser conscientes de la importancia de modernizar estos sistemas y adaptarnos a la sociedad, avanzando hacia una digitalización que ya está presente en todo el mundo. Es el siguiente paso para conseguir preparar mejor a los alumnos para enfrentarse al ámbito laboral.

Precisamente ese ha sido siempre el objetivo de la Formación Profesional: su enfoque eminentemente práctico (a diferencia de otras metodologías). Ahora es el momento de aprovechar las nuevas herramientas disponibles, como la Realidad Virtual, para reforzar esta ventaja y sacar el máximo rendimiento a los programas formativos.

¿Por qué la Realidad Virtual?

Precisamente es este enfoque práctico lo que invita a pensar en la Realidad Virtual como el perfecto acompañante de las aulas de Formación Profesional. Poder entrar de lleno en un escenario preparado para poner en práctica lo estudiado es uno de los valores principales de esta herramienta.

A través del software que genera estos mundos virtuales, se reproduce un ambiente que simula un entorno de trabajo con efectos visuales, sonoros y táctiles. El alumno sentirá que tiene ante sí un verdadero reto, como si estuviese ya en su futuro puesto de trabajo.

Podemos aplicar este sistema a todos los ámbitos que podamos imaginar; desde la medicina al salvamento, desde las industrias pesadas a la conducción de vehículos peligrosos. Todo ello, sin poner en riesgo al alumno ni a los materiales.

Ventajas para los alumnos

Como decimos, una de las ventajas principales en que no existe ningún riesgo a la hora de realizar nuestra actividad laboral. No nos tendremos que exponer a situaciones reales que puedan provocar heridas, caídas o el uso de elementos nocivos; por lo que la seguridad será máxima.

De otra parte, la implicación y motivación de cualquier alumno a la hora de verse envuelto en una situación real son absolutas. La atención que debe prestar al entorno se mantendrá siempre al más alto nivel y terminará sus estudios con una mayor tasa de éxito.

Por lo tanto, la preparación de los egresados será mucho mejor que en centros en los que no se utilice la Realidad Virtual, pues ya se habrán visto dentro de situaciones cotidianas para el desarrollo de su trabajo. La retención en la memoria de los actos que llevamos a cabo con nuestras propias manos es mucho mayor que lo que simplemente leemos en un libro.

En este vídeo podemos ver a alumnos y profesores del centro San Viator haciendo uso de la Realidad Virtual y la plataforma Ludus para complementar su proceso de enseñanza. El resultado fue un rotundo éxito, siendo una experiencia muy positiva para ambos colectivos.

Janire Sánchez, alumna del centro, lo ha explicado así: “Al sentir que estás en un espacio viviendo esa situación, ha sido mucho más fácil poner en práctica todo lo aprendido en clase”. Reanimación a través de RCP, extinción de incendios o resolución de fallos eléctricos se pueden solventar sin necesidad de incurrir en riesgos reales.

Ventajas para los profesores y centros de FP

En cuanto a los centros que imparten Formación Profesional y los profesores que las llevan a cabo, también existen grandes ventajas a la hora de incluir la Realidad Virtual en su programa educativo.

Podemos hablar de la diferenciación frente a otros centros, la modernización de las herramientas y metodologías o la ampliación de la oferta formativa. Estos son solo algunos ejemplos de cómo esta herramienta ayuda a desarrollar el trabajo de una escuela de la mejor manera.

Por ejemplo, la posibilidad de incluir ejercicios aleatorios y variables para los diferentes alumnos hace que se puedan observar distintos casos de un tema concreto. Esto hace mucho más dinámico el aprendizaje, además de ofrecer unas estadísticas pormenorizadas que permiten hacer un seguimiento al desempeño de los alumnos en sus tareas.

Como indica Josu Fernández (profesor y responsable de Realidad Virtual en el centro San Viator), se trata de una herramienta didáctica muy valiosa para el desarrollo de los jóvenes: “Es un programa intuitivo, real, que te mete en el contexto de la seguridad y te permite aprender de los errores”.

Jesús Ibañez, otro de los profesores del centro, pone el foco en el atractivo de esta metodología para mejorar la atención del alumnado: “Cualquier cosa que motive al alumno es un recurso privilegiado. Estos elementos despiertan la atención por sí mismos, y van a aportar mucho valor”.

No podemos olvidar que los jóvenes que hoy en día estudian en nuestros centros son los profesionales que mañana saldrán a la calle. Cuidar de su seguridad en las aulas, su desempeño en el ámbito formativo y su éxito laboral y profesional depende de todos nosotros.

Iker Saratxaga
Ludus Global

Carlos Navas Ramírez cursó Magisterio y trabajó cinco años como maestro en un centro concertado, a la vez que estudiaba Ciencias Matemáticas en la UNED. Al acabar, aprobó la oposición de FP en el año1982. Tras un año en Alicante, obtuvo destino en San Vicente del Raspeig y, desde su segundo año allí, es director del actual CIPFP Canastell. Además, es profesor asociado en la universidad; primero, en la Universidad Miguel Hernández y, en la actualidad, en la Universidad de Alicante.

Aunque ha impartido docencia en todos los niveles educativos, le conquistó la Formación Profesional por su mayor implicación progresista y social y, dentro de ella, siempre ha estado inmerso en el ámbito de la innovación y de la atención a los sectores más desfavorecidos. Impulsó la participación del centro en la Reforma de la Enseñanzas Medias y en el establecimiento de nuevos Ciclos Formativos y ha colaborado en multitud de proyectos, siempre en el ámbito de la FP: programas del Ministerio, certificación de calidad, desarrollo de programas de FP Básica, FP para personas con necesidades educativas especiales, etc.

¿Por qué decidiste implicarte como parte de la Junta Directiva de FPEmpresa?

Participamos como centro en el Proyecto de Innovación del Ministerio, que fue la cuna de FPEmpresa. Una vez finalizado éste, me llamó Jorge Arévalo, el primer presidente de la Asociación, antes de ser vice-consejero en Euskadi y me invitó a continuar con la labor, integrándome en la incipiente Junta Directiva. El nuevo presidente en aquel entonces, Joan Sarrión, quiso contar conmigo y encontré un grupo de trabajo formidable, con muchas personas a las que ya conocía de congresos, reuniones, artículos…, gente que tenía a la FP como estandarte; personas que habían dado y daban trabajo y esfuerzo para que esta enseñanza, imprescindible para el desarrollo de nuestra sociedad, alcanzara el lugar que le corresponde. Y, claro, tocaba arrimar el hombro y apoyar a este grupo de trabajo en la medida de mis posibilidades.

¿Qué objetivos te gustaría que alcanzara la Asociación en los próximos años?

En primer lugar, aumentar el número de asociados para que exista una sólida base donde asentar el desarrollo de la Asociación. La garantía de fortalecimiento que ofrecería llegar al menos a 500 centros asociados sería clave.

Me gustaría también que se mantenga este gran espíritu de colaboración que vivo en la Junta Directiva, haciendo que centros públicos y privados, industriales y de servicios, grandes y pequeños, de grandes ciudades y de pueblos, hayamos encontrado lo que nos une.

Sería también importante mantener el nivel de comunicación que en la actualidad se tiene con la mayor parte de las administraciones educativas en las Comunidades Autónomas y en el Ministerio. La colaboración leal que mantenemos permite agilizar legislación, propuestas o programas de ayuda.

Crear un vínculo permanente entre las empresas y nuestra asociación sería sin duda un objetivo a conseguir en este periodo inmediato. Además de nuestra estrecha relación con la Fundación Bankia, debemos estrechar relaciones con CEOE, CEPYME y las organizaciones sindicales potentes como CCOO y UGT, más en estos momentos en que la FP reglada y la antigua Formación Profesional para el Empleo se fusionan.

Por último, me gustaría conseguir una orientación imparcial, con conocimiento de la FP y con la visión clara de lo que suponemos. Sería de gran utilidad encontrar dentro de los centros de secundaria a personas libres de prejuicios y con conocimientos del mundo profesional.

¿Crees que es un momento clave para la Formación Profesional? ¿Por qué?

Sin duda. El mundo de la Formación Profesional, por fin, ha saltado a la palestra y ha dejado ver a la sociedad las enormes ventajas y el enorme potencial de cara a favorecer un tejido empresarial y social más justo, más igualitario, que permita el equilibrio social y que haga avanzar (me gustaría pensar que de una forma más progresista) al conjunto de los jóvenes.

¿Qué le dirías a los centros de FP que todavía no han dado el paso de asociarse?

Que es imprescindible contar con su colaboración; cuantas más personas, organizaciones y cuanto más diversos seamos en FPEmpresa, más riqueza aportaremos a la sociedad, mayor cantidad de perfiles podremos ofrecer y mayor solidaridad y colaboración tendremos entre nosotros y de cara al mundo profesional exterior. La unión hace la fuerza, como bien dice el refrán, y es imprescindible la existencia de un grupo de presión de FP potente que permita aconsejar, acompañar y orientar a las autoridades educativas en este entorno educativo.

Por otro lado, ¿cuál es el proyecto, iniciativa o actividad que se ha llevado a cabo en tu centro que más destacarías?

Sin duda, los más relacionados con aspectos sociales y aquellos que más favorecen la equiparación social. Tenemos un centro con el mayor número de grupos de FP Básica y Programas Formativos y de Necesidades Educativas Especiales de España. Y eso, por encima de las tres Medallas de Oro de Skills Nacionales ganadas, del Premio Nacional del Ministerio de Asuntos Exteriores, del Mercurio de Oro de la Cámara de Comercio… de muchos otros premios, eso lo que realmente nos enorgullece: contribuir a una sociedad más justa, más progresista, más igualitaria, innovadora y trabajadora; esa es la misión del centro, que ha sido mi casa durante toda mi carrera profesional.

Por Arnaldo Serrano Orozco
https://www.linkedin.com/in/aserranoorozco/

El Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE) publicó en 2019 una investigación indicando que las empresas no encuentran profesionales de FP con los conocimientos y las competencias que requieren. Una las advertencias explícitas del estudio de Blázquez, Masclans, Canals (2019) era que el sistema educativo no cubría la demanda de las empresas respecto al conocimiento de nuevas tecnologías de los estudiantes de FP. Este campo de conocimiento no tiene una correspondencia exacta con las competencias definidas en los currículos actuales, Serrano (2020), el conocimiento de las nuevas tecnologías se puede interpretar como la capacidad de autoaprendizaje, de utilizar tecnologías de la información y comunicación y actualizar conocimientos.

Durante mis años de experiencia como docente y profesional, he observado que los estudiantes egresados tienen un bajo dominio de herramientas digitales de uso diario en las empresas, como son las de ofimática, cálculo o de organización. Las herramientas se conocen en un nivel superficial, y una empresa necesita trabajadores habituados tanto a utilizarlas como a autoformarse para incrementar su productividad. Por ejemplo, el correo electrónico ha evolucionado a mensajería instantánea; si bien antes trabajábamos en una red local, ahora se trabaja en la “nube”; si antes se organizaba el trabajo en tareas, ahora se trabaja en grupo con gestores de proyectos basados en el método Kanban.

Multinacionales como Alphabet Inc. (Google), Apple Inc., Canonical Ltd. (Ubuntu) o Microsoft Corp. ponen a disposición de la sociedad herramientas que son utilizadas en las empresas y en las etapas del proceso educativo, sin embargo, su uso no significa su dominio. Estas empresas ofrecen tutoriales y recursos educativos, así como expiden sus propios exámenes y certificados que garantizan su dominio. Esta es una práctica normalizada para acreditar el dominio de una lengua extranjera; algunas instituciones educativas ya presentan a su alumnado a exámenes oficiales para certificar el nivel del idioma.

Vivimos una realidad donde los recursos para aprender y certificar el uso de una nueva tecnología están fuera del aula y a disposición de la sociedad. Entonces, ¿cuál es el papel del profesor? ¿Qué método didáctico ha de utilizar para formar en nuevas tecnologías? ¿Debería plantearse una reforma en el sistema educativo para que se extendiera esta práctica a las herramientas de nuevas tecnologías?

Como docente, una de mis clases está centrada en enseñar una herramienta digital muy especializada. El método didáctico que utilicé al principio era el de presentar las funcionalidades, realizar un ejemplo práctico, mostrar los recursos educativos correspondientes, informarles de que pueden realizar un examen que certifica el dominio de dicha herramienta, pero que mi evaluación consistiría en realizar un ejercicio de simulación. Los resultados que obtenía estaban sesgados, los alumnos que ya utilizaban la herramienta conseguían mejores notas que los que la desconocían, y estos últimos se desmotivan por no dominar la herramienta con la agilidad de los primeros.

No estaba satisfecho con mi método didáctico y procedí a cambiar dos variables. La primera fue el orden: inicié la clase simulando un entorno de trabajo donde el alumno debía realizar una práctica. La segunda variable que cambié fue mi rol: el alumno era el responsable de presentar y utilizar la herramienta. Mi papel era guiarle en el aprendizaje, que comprenda que antes de ejecutar ha de analizar, después confirmar el funcionamiento; y si no funciona, reiniciar el proceso e investigar el motivo del error, así como, y más importante aún, entrenarle en mantener una actitud de resiliencia. Para llevar a cabo este método, ha sido indispensable trabajar en línea, el alumno comparte su pantalla con el resto de la clase, y todos observamos cómo se enfrenta al proceso de auto-aprendizaje.

Aprovechando la oportunidad de esta publicación en FPEmpresa me gustaría invitar a todas las personas que deseen aportar al respecto, que me contacten en el siguiente enlace de LinkedIn. Quisiera preguntar a profesores que método didáctico utilizan para formar en la competencia de auto-aprendizaje y conocimiento de nuevas tecnologías; preguntar a los directores del sistema educativo si consideran viable complementar el sistema actual con certificados externos emitidos por empresas; y, finalmente, preguntar a los gerentes de empresas si esta validación disminuiría su problema de no encontrar profesionales de FP con los conocimientos en nuevas tecnologías.

María José Fernández Campos, directora del CIFP de Hostelería y Turismo de Gijón desde hace once años, ha trabajado como asesora de Formación Profesional, como directora de hotel y como directora de agencia de viajes. Se siente especialmente orgullosa de esta última temporada como directora del CIFP, ya que es el centro de referencia en Asturias de la familia profesional de Hostelería y Turismo.

¿Por qué decidiste implicarte como parte de la Junta Directiva de FPEmpresa?

Antes de ser parte de la Junta Directa, el CIFP de Hostelería y Turismo de Gijón ya pertenecía a la asociación. Fue durante el congreso que tuvo lugar en Valencia, cuando varios miembros de la junta me ofrecieron formar parte; junta que, hasta ese momento, no contaba con ninguna mujer. No me resultó difícil aceptar, porque considero que la junta es el pilar fundamental de promoción y desarrollo de cualquier asociación. Además, me interesaba mucho trabajar con un grupo de personas con las que compartir objetivos, para seguir trabajando por y para la Formación Profesional.

¿Qué objetivos te gustaría que alcanzara la Asociación en los próximos años?

¿Los objetivos ideales? Que todos los centros en los que se imparte Formación Profesional formaran parte de FPEmpresa y que la asociación fuera muy reconocida en todas las administraciones públicas, incluyendo el Ministerio de Educación y Formación Profesional. A corto plazo, me conformo con que sigamos siendo la voz de todos los centros de FP, así como referente a nivel nacional, y sigamos impulsando iniciativas que visibilicen y potencien el sistema de Formación Profesional en nuestro país.

¿Crees que es un momento clave para la Formación Profesional? ¿Por qué?

Creo y espero que sí. Se han conseguido grandes avances, pero creo que hay que seguir teniendo ambición. Se habla, se dice, se escribe mucho de Formación Profesional, pero tiene que ser una gran apuesta, no valen solo las palabras. Para poder seguir construyendo nuestro futuro hay que conseguir que se consolide como uno de los pilares fundamentales del sistema educativo, sin estigmas. Necesitamos que persista la implicación de los agentes sociales, la empresa y la administración. No podemos olvidar que la FP es clave para aumentar la empleabilidad de los jóvenes y la competitividad de las empresas.

¿Qué le dirías a los centros de FP que todavía no han dado el paso de asociarse?

Les preguntaría, directamente, “¿qué hacéis que aún no os habéis asociado a la red de centros de FP más importante de España?”. Bromas aparte, les invitamos a que formen parte de una asociación que mira al futuro, que pretende, sobre todo, visibilizar el trabajo de los centros para la mejora de la Formación Profesional. En solitario, se pueden alcanzar objetivos, pero solo juntos podremos superar los retos venideros.

Por otro lado, ¿cuál es el proyecto, iniciativa o actividad que se ha llevado a cabo en tu centro que más destacarías?

El CIFP de Hostelería y Turismo de Gijón es un centro muy vivo, muy activo, y esto nos ha permitido participar en muchos proyectos, iniciativas y actividades. Destacaría, sobre todo, nuestra implicación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible: la solidaridad y el reciclaje.

Muy activa es nuestra colaboración en campañas como el banco de alimentos con Cruz Roja, con la Fundación Secretariado Gitano, con la Asociación Gijonesa De Caridad Cocina Económica, o participación en proyectos como los Reyes del Norte, con el Hospital Gijón. Además, también destacaría los proyectos Gijón Turismo Responsable, La Gran Cadena de Ecovidrio, COOMIDA de COGERSA y Hostelería por el Clima.

Hemos recibido varios reconocimientos y premios, como la TripleR o el premio en la categoría de entidad educativa, por ser los ganadores como mejor centro para representar Asturias en Europa en el concurso internacional de la Semana Europea de Prevención de Residuos.

Destacaría también el reconocimiento público que hizo el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, al centro, así como a otros centros de FPEmpresa, en el acto de presentación del Plan de Modernización de la Formación Profesional, por nuestra labor solidaria en tiempos de pandemia.

Creatividad, compromiso, trabajo y esfuerzo son sin duda algunos de los ingredientes que no faltan en el CIFP de Hostelería y Turismo de Gijón.

La Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa sigue dando visibilidad a aquellas mujeres que han decidido cursar estudios de Formación Profesional en los que existe una presencia mayoritaria de hombres. Con sus historias, FPEmpresa sigue trabajando en favor de los objetivos marcados por la Alianza STEAM, iniciativa promovida por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, que está destinada a fomentar las vocaciones STEAM en niñas y jóvenes.

De acuerdo con los estudios más recientes del Ministerio de Educación y Formación Profesional (curso 2018-2019), estos son los porcentajes de mujeres que cursan ciclos formativos de grado superior en las familias profesionales de las seis protagonistas de este reportaje: Edificación y Obra Civil, 33%; Imagen y Sonido, 31,6%; Fabricación Mecánica, 9,5%; Electricidad y Electrónica, 5,5%; y Transporte y Mantenimiento de Vehículos, 3,7%.

Con estas cifras en la mano, no es de extrañar que muchas de las mujeres que han optado por estas disciplinas hayan sido las únicas en su clase o las únicas en su lugar de trabajo. No obstante, como ellas mismas indican, esta realidad no les ha desalentado para estudiar aquello que les gustaba, para trabajar en aquello que, muy seguramente, les haría sentirse realizadas.

Blanca Ramírez es la única tornera del Departamento de Motores de IBERIA, en el que trabajan unas 500 personas. Su trabajo consiste en la fabricación y reparación de piezas para motores de aviones. Estudió en el IES Luis Vives de Leganés, donde cursó un CFGS de Programación de la Producción en Fabricación Mecánica y un CFGM de Mecanizado, estudios de los que dice le ha servido “todo, todo, todo”.  Ahora está aquí, en este trabajo, pero incide en el hecho de que estos estudios son muy versátiles y que le han abierto un gran abanico de oportunidades en varios sectores productivos. Para ella, el módulo de FCT fue clave en la adquisición de competencias prácticas y le ayudó a saber cómo sería en realidad el mundo laboral. Al finalizar el CFGS, admite que se le abrieron muchas puertas, hasta el punto de tener “la suerte” de poder elegir en función de condiciones y salario. A modo de anécdota, cuenta que, durante el tiempo de búsqueda de empleo tras finalizar el CFGM, la rechazaron de un trabajo porque, según se enteró después, al jefe “le daba cosa” que saliera a medianoche de su jornada de trabajo. A día de hoy, sigue sin comprender muy bien cómo, aun estando cualificada para el puesto, esa justificación de “sobreprotección” por el hecho de ser mujer fuera la excusa para no haberla contratado. Cuando entró a la empresa era la única mujer en el taller; ahora hay siete. Considera fundamental la labor de orientación y cree necesario que se dé mejor a conocer la oferta formativa de FP, sobre todo en centros de secundaria donde no se imparte. Está segura de que muchas mujeres, si conociesen más a fondo este tipo de profesiones, “se darían cuenta de que está genial”. La fuerza física “ya no es un hándicap”; el mito de que se necesita la fuerza de un hombre para este tipo de trabajos es solo eso, “un mito”.

Laura González es la única, de las tres chicas de su clase, que se dedica al mundo de los rallies. Trabaja como copiloto, además de mecánica, en el equipo femenino Melmac Rallyfactory. Cursó el CFGM de Electromecánica de Vehículos Automóviles y está terminando el CFGS de Automoción en el CIFP Avilés, en Asturias. Está muy contenta con lo que está estudiando porque le sirve de mucho para su día a día en el equipo: reparación del motor, carrocería, seguridad, electricidad, etc. Su sueño es poder dedicarse a esto y “vivir de ello”. Cuenta que cuando empezó en este sector, hace ya algunos años, apenas había mujeres, pero hoy en día, cada vez se ven más, muy buenas pilotos y copilotos (abundan más las copilotos) que compiten a nivel nacional y europeo; estima una presencia femenina en las competiciones de alrededor de un 30% y se muestra convencida de que este porcentaje seguirá aumentando con el tiempo. Salvo algún que otro comentario desafortunado, no se ha encontrado con ninguna traba en su camino por el hecho de ser mujer. Es más, cree que hoy en día “el propio sector se ha ido dando cuenta de que las mujeres tienen ciertas cualidades que favorecen el desarrollo de esta profesión”. No obstante, es de la opinión de que, al final del día, esto es un trabajo como cualquier otro y lo que cuenta es que “destaques por tu esfuerzo, talento y aptitudes, y no porque seas mujer u hombre”. Por ello, se seguirá esforzando y dando lo mejor de sí misma para poder conseguir patrocinadores y así llegar a competir en categorías superiores. Habla de sus referentes femeninos, casualmente alguna amiga suya, que “ya han llegado lejos en este mundillo”, participando, por ejemplo, en el Campeonato de Europa de Rally. Lo tiene claro: “no parará hasta alcanzar su meta”.

Marga González es técnico de sonido, en concreto, de sonido para espectáculos en directo, y, por lo que sabe, es la única de su promoción que se dedica a esta especialidad. Realizó el CFGS de Sonido para Audiovisuales y Espectáculos en el IFP Carlos María Rodríguez de Valcárcel de Madrid hace ya unos años y desde entonces trabaja como autónoma en este sector. Su decisión de cursar estos estudios fue puramente vocacional, porque sabía que quería dedicarse a esto, “es un trabajo muy bonito, te devuelve mucho de lo que tú das”. Recuerda que ver estadios como el Wanda, llenos hasta la bandera, en la última gira de Alejandro Sanz, ver a gente emocionándose con su trabajo, “es de lo más especial que le ha ocurrido en la vida”. No obstante, no pasa por alto que sonido en directo es una de las especialidades más duras, tanto en horas de trabajo como en esfuerzo físico. Además, se requiere una gran capacidad de adaptación a entornos y materiales que cambian de un espectáculo a otro. No quiere que la infravaloren, pero tampoco que la valoren de más sólo por ser mujer, “pasa mucho con el tema físico, levantas cosas pesadas y te felicitan con cierta sorpresa”. No hay nada que felicitar, dice, “está cumpliendo con su trabajo”. No tiene referentes femeninos en los que verse reflejada profesionalmente, y se ríe al escuchar que, quién sabe, igual es ella misma la que se convierte en el referente de futuras generaciones. Son muy pocas las mujeres en esta rama, pero cree que podría haber más de no ser por las “limitaciones que las propias mujeres creen tener para esta profesión”. Para ellas, tiene un mensaje: “la fuerza física se hace, todo lo demás se aprende. Si queremos que no haya diferencia entre hombres y mujeres, seamos nosotras las que demos un paso al frente y hagamos que esa diferencia desaparezca”.

Paula Borrego es técnico de producción y, junto con su compañera de taller, son las únicas dos mujeres de este departamento en la plantilla de la empresa donde trabaja, en Alemania. Se formó en el IES Príncipe Felipe de Madrid y cursó el CFGS de Sistemas Electrotécnicos y Automatizados. A Alemania llegó gracias a las prácticas en empresa, que realizó durante sus estudios, prácticas por las que se siente “muy agradecida”. Al terminar el ciclo, hace ahora dos años, esta empresa alemana de fabricación de paneles solares decidió contratarla. A pesar de que sus estudios no están directamente relacionados con su desempeño profesional actual, sí destaca que ha habido algunos contenidos que “ha podido aprovechar bien”. Su trabajo es cada día diferente, no tiene un puesto fijo y eso ha sido una de las cosas que más le ha gustado de esta empresa, porque le permite seguir aprendiendo. Agradece mucho el trato recibido por la empresa durante este tiempo que ha pasado en ella, “un diez”. Sí que es cierto que, en alguna ocasión, ha tenido que escuchar algún comentario poco afortunado de algún compañero, sobre todo a la hora de tener que hacer cargas, “que, por ser mujer, mejor no”, pero con el tiempo ha decidido “hacer oídos sordos”. Gracias a su experiencia en el país germano, ha podido constatar que en Alemania se valora “mucho más” la Formación Profesional. “No hay color”, dice. Le parece una “pena” que en España aún se peque de “titulitis” en algunas empresas, que siguen valorando más titulaciones universitarias que ciclos formativos de FP. A raíz de la pandemia, está buscando nuevas oportunidades profesionales que le permitan trabajar más desde casa y, de esa forma, poder venir con más frecuencia a España.

Patricia Pérez es delineante industrial y la única mujer a pie de obra en la empresa donde trabaja. Su trabajo consiste en la creación de planos, en 2D y 3D, que después son llevados a taller para su fabricación. Estudió el CFGS de Proyectos de edificación y Obra Civil en el IES Antonio Machado de Alcalá de Henares, y afirma que, a pesar de que los estudios están más orientados a edificación de obra y no tanto a la industrial, le han servido para manejar con maestría las herramientas que utiliza en su día a día. Desconocía la existencia de este ciclo, pero un día, al acercarse al centro a preguntar sobre la oferta formativa, “el conserje le explicó muy bien en qué consistía” y se dijo, “¿por qué no?”. Aún a día de hoy, se acuerda de este conserje; sin saberlo, “le cambió la vida”; una vida que, de no ser por él y el servicio de orientación que le ofreció, dice, “habría sido muy diferente”. Con la llegada de la pandemia, decidió buscar nuevas oportunidades profesionales y encontró, con relativa rapidez, el empleo en la empresa en la que está ahora. Se muestra encantada con el trabajo y con el trato recibido, porque “la valoran mucho como profesional”, a pesar de que, como ella misma admite, “aún está aprendiendo”. Reconoce que la orientación laboral es fundamental, pero, eso sí, “hay que tener iniciativa, moverse y salir a buscar la información”, porque “en casa, parada, no se consigue nada”. Recomienda a otras chicas que consideren los estudios de FP como una alternativa académica, porque “son dos años de esfuerzo y estudio, pero el resultado merece la pena y realmente te da la oportunidad de luchar por mejores condiciones laborales”.

Lucía Jiménez, única chica de su clase, acaba de comenzar sus prácticas de empresa en Helados Alacant. Está terminando el CFGS de Automatización y Robótica Industrial en el IES Cavanilles de Alicante. Confiesa que siente un poco de “nerviosismo” por las primeras semanas de prácticas, en las que tendrá que ir familiarizándose con sus tareas, pero que está segura de que esa sensación “le durará poco” y de que “se adaptará rápido” a sus nuevas responsabilidades. Sus funciones, de forma general, serán el mantenimiento de las máquinas, la programación y la realización de esquemas eléctricos. Confía en que lo que ha estudiado le resulte de utilidad y que pueda poner en práctica todos los conocimientos y competencias adquiridos. Al pensar en los inicios, admite que no sabía muy bien qué hacer, pero lo que sí sabía es que desde pequeña siempre le ha gustado la programación. Encontró este ciclo, le llamó mucho la atención y “se metió de cabeza”, y “no se arrepiente en absoluto”. Ha recibido algún que otro comentario “gracioso” por el hecho de ser la única chica, pero “no iban a maldad”; siempre se ha sentido muy cómoda entre sus compañeros. Hace referencia a un fenómeno que últimamente se está observando en su sector y es que, “precisamente por ser mujer, al haber tan pocas, es un poco más fácil destacar y encontrar trabajo”; fenómeno que le “parece un poco injusto”, porque, dice, “hay que valorar la competencia profesional y no si se es hombre o mujer”. Su referente femenino: su profesora de Integración de Sistemas Automáticos, María Pérez, que siempre ha trabajado por fomentar que cada vez más chicas opten por cursar estos estudios ligados al mundo tecnológico. Para Lucía, su carrera no ha hecho más que empezar y “le ha gustado tanto lo que ha hecho hasta ahora” que su idea es continuar sus estudios de esta rama en la universidad.

Las historias de estas seis mujeres refuerzan la idea central de este reportaje: no hay que tener miedo a estar en minoría, no hay que tener miedo a hacer “lo que sólo los hombres hacen”; solo así, atreviéndose las mujeres, y los hombres, a romper barreras de ideas preconcebidas y estereotipos de género asociados a profesiones y vocaciones, será la sociedad capaz de avanzar en la dirección correcta. Que las mujeres del mundo sean lo que quieran ser, y, por encima de todo, que sean únicas en lo que hacen.

Dentro del compromiso de la Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa con la «Alianza STEAM por el talento femenino. Niñas en pie de ciencia», de nuevo se presta especial atención a aquellas mujeres tituladas en Formación Profesional que han elegido desarrollarse profesionalmente en un sector tradicionalmente masculino: Informática y Comunicaciones.

El espíritu de celebración del Día Internacional de la Mujer perdura, y cualquier día resulta propicio para destacar su labor, especialmente cuando esa labor se desarrolla en sectores del tejido productivo donde su presencia es notoriamente escasa.

Según el último informe publicado por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, Igualdad en cifras MEFP 2021, Aulas por la igualdad (datos correspondientes al curso 2018-2019), las familias profesionales vinculadas a profesiones STEAM presentan una ocupación considerablemente menor que otras disciplinas. En el caso que nos ocupa, la familia profesional Informática y Comunicaciones, presenta los siguientes datos de matriculación de mujeres en los tres niveles de Formación Profesional: FP Básica, 17,4%; FP Grado Medio, 7,6%; y FP Grado Superior, 11,6%.

Estos porcentajes absolutos representan historias reales, historias de mujeres que decidieron optar por esta disciplina “poco femenina”, sin importarles que pudieran verse en amplia minoría en las aulas o, posteriormente, en los centros de trabajo; mujeres que, con su decisión, ayudaron y ayudan a cumplir uno de los objetivos de la Alianza STEAM: conseguir que los porcentajes citados aumenten año tras año.

Thais Camuñez Mercado estudió un CFGM en Sistemas Microinformáticos y Redes en el Institut de Lliçà y un CFGS en Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma, Videojuegos y Ocio Digital en el Institut Tecnològic de Barcelona. Está trabajando en Movetia como desarrolladora de aplicaciones móviles para los sistemas operativos iOS y Android. A ella, desde pequeña, le interesó la tecnología, principalmente los ordenadores, los móviles y los videojuegos; desde los 14 años empezó a investigar sobre programación de aplicaciones y se dio cuenta de que quería dedicarse a ello. Destaca que su entorno familiar le ha apoyado siempre en su decisión de estudiar Formación Profesional. Fue su hermana la que, tras haber realizado estudios de FP, le recomendó esta rama, al considerar que era más idónea para alcanzar su meta profesional.

Lo mismo le sucedió a Isabel González Jiménez, titulada del CFGS de Sistemas Informáticos y Telecomunicaciones por el IES Universidad Laboral de Albacete y actualmente Técnica de Sistemas en Fibratown. Ya desde bien pequeña le interesaban las nuevas tecnologías y ella, al igual que Thais, ha recibido el apoyo de su entorno más cercano. En concreto, de su madre, que siempre se ha esforzado muchísimo en que ella pudiera estudiar lo que le gustaba. Por ello, dice, le estará eternamente agradecida.

Sin embargo, el inicio de la historia de Nahiara Maeso Sánchez en esta disciplina, dentro de la Formación Profesional, no contó con todo el apoyo que ella habría esperado. Nahiara, tras finalizar el bachillerato, decidió ir a la universidad. No obstante, pasado algún tiempo, decidió dejarla y realizar estudios de FP. En ese momento, pensó, y con el tiempo se ha dado cuenta de que no se equivocaba, que estos estudios iban a ser más acordes a lo que a ella le gustaba realmente y que le iban a preparar mejor para el mercado laboral. Desafortunadamente, su entorno más cercano no estaba del todo de acuerdo con su decisión; veían la Formación Profesional como una alternativa para “fracasados”. Tuvo que “pelear” mucho, pero finalmente ganó la batalla, cursó sus estudios y se tituló en el CFGS en Desarrollo Web por el CIFP Carlos III de Cartagena. Hoy en día, trabaja como consultora junior en la empresa Everis-NTT Data.

El caso de Natalia Jiménez Crespo fue un poco diferente. Ella, si bien ha contado siempre con el apoyo incondicional de su familia, afirma que cuando acabó el bachillerato, y aprobó la selectividad, no tenía nada claro qué carrera realizar. Estaba completamente “perdida”, no sabía qué era lo que le haría sentirse realizada profesionalmente y, lo más importante, no sabía qué era lo que le haría más feliz. Un día, en el instituto, le informaron sobre unos ciclos formativos de FP y le parecieron muy interesantes. Valoró las salidas profesionales y se dio cuenta de que este era un sector con gran potencial. Se animó a probar y, para su grata sorpresa, descubrió un mundo “sorprendente”. Se tituló en el CFGS en Administración de Sistemas Informáticos en el Asunción de Nuestra Señora de Ávila y en el CFGS en Sistemas de Telecomunicaciones e Informática en el IES Vasco de la Zarza, también de Ávila. Está trabajando en estos momentos en Deimos Space como administradora de sistemas y seguridad de la información. La historia de Natalia es el claro ejemplo de que la orientación académica y profesional, bien ejecutada, sí funciona.

Los datos constatan que poder contar con el apoyo de las personas del entorno contribuye favorablemente al éxito de una carrera académica o profesional. A la hora de destacar personas clave en las distintas etapas formativas y profesionales, todas lo tienen claro.

Thais habla de su profesora de informática y tecnología de la ESO, Carme Solé, que la motivó y la animó en su decisión de estudiar FP. Además, gracias a la intervención de su profesora, que solicitó un cambio de horarios de las asignaturas de informática y francés, impartidas a la misma hora, pudo continuar cursando informática. En su trabajo, destaca a su compañero Alejandro Morón y le agradece el apoyo mostrado en sus primeros meses en la empresa. A Nahiara le gustaría resaltar el apoyo de sus tutoras del ciclo, que la respaldaron y ayudaron en todo momento. Para Isabel y Natalia, el apoyo de sus actuales compañeros de trabajo ha sido fundamental para hacer más fácil su desarrollo profesional.

Respecto a cómo incentivar a las niñas y jóvenes para que cursen estudios tradicionalmente asociados con hombres, cada una propone distintas alternativas que comparten este objetivo común.

Thais es de la opinión de que los estudios no hacen distinción entre hombres y mujeres. Lo importante es que el profesorado imparta sus asignaturas de forma que estimule y motive al alumnado a aprender e interesarse por ellas. Nahiara apuesta por la realización de un mayor número de charlas, cursos y eventos formativos que visibilicen a la mujer en este sector, que, dice, podrían ayudar a más mujeres a estudiar y trabajar en estas disciplinas. Isabel hace un llamamiento a todas las niñas o jóvenes que se interesan por la tecnología y les lanza un mensaje cargado de fuerza y convicción: “si te gusta, y quieres, puedes hacerlo; es sólo cuestión de actitud, nunca te rindas”. Por su parte, Natalia hace alusión a la necesidad de visibilizar más referentes femeninos, en los que mujeres del sector dieran a conocer su experiencia y compartieran con las más jóvenes su pasión por el mundo tecnológico. Además, considera fundamental conseguir que la motivación sea un elemento clave en las etapas formativas.

Al inicio del informe del Ministerio de Educación y Formación Profesional, anteriormente mencionado, aparece una cita de Ruth Bader Ginsburg (m. 1933–2020) – jueza y jurista estadounidense que se destacó por su trabajo en la lucha por la igualdad legal de género – que resulta idónea para el cierre de este reportaje: “Serás aquello que quieras ser, siempre que trabajes con perseverancia y pasión en tu sueño. No permitas que nadie se interponga en tu camino para ser la mujer que desees”.