Proyecto: “Estamos Preparadas (Siempre Fue Así)”

En pleno siglo XXI, la era de la tecnología y los cambios rápidos, aún se mantienen ciertos estigmas sobre la Formación Profesional propios de otros tiempos. La tradicional imagen de una FP masculina continúa arraigada en algunos sectores de nuestra sociedad. La realidad, sin embargo, nos devuelve un escenario en el que las mujeres más jóvenes están alcanzado espacios acotados a los hombres hasta hace unos años.

Aunque en muchos discursos se intenta centrar los problemas de la inserción laboral de la mujer en una serie de núcleos, desde mi punto de vista, todos somos culpables. Y si todos somos asumimos y participados, en cierto modo, en dinámicas erróneas, todos debemos poner nuestro granito de arena a la hora de ofrecer soluciones. Desde la educación, desde la Formación Profesional y desde el IES Emilio Canalejo aportaremos todos nuestros esfuerzos para tener una sociedad más justa y por ende una integración laboral sin prejuicios.

En el sector de las Industrias Alimentarias, más concretamente los CFGM Aceites y Vinos y CFGS Vitivinicultura, las diferencias en inserción laboral entre hombres y mujeres es abismal. En el sector agrario, en concreto, se han mantenido dinámicas que priorizaba ocupaciones diferenciadas por sexos basadas en la separación tradicional de roles.

La región en la que se ubica el IES Emilio Canalejo, el área de Montilla-Moriles, es una zona vitivinícola con un alto poder enológico, en el que se desarrollan gran variedad de vinos. Las bodegas, cada vez están más preparadas y cuentan con profesionales altamente cualificados, tanto hombres como mujeres. Pero es solo el comienzo. Si queremos conseguir una comarca con bajos niveles de desempleo y con una riqueza afín con los medios que posee, la integración de la mujer tiene que ser una prioridad.

Para mitigar las desigualdades presentes, planteamos una adaptación de la mujer en la empresa, desde la base, desde la educación. La posición que tengo como profesor me hace sentir vértigo de la tremenda responsabilidad que tenemos desde la educación. Es tanta la influencia que podemos ejercer en el alumnado, que hasta el más mínimo detalle tiene que ser una perfecta prenda hilada sin posibilidad de deshilacharse. Pero el vértigo aumenta al comprobar como empresas con las que trabajas codo con codo, con un fin común, también consideran tu opinión en una alta estima.

Por tanto, la mejor forma de demostrar el trabajo que desarrollan nuestras alumnas es participando en un Proyecto de Investigación e Innovación con el bodeguero, en el que examinen y observen de primera mano la capacidad de esfuerzo, sacrificio y adaptación que tienen. Hasta ahora, el proyecto denominado “ESTÁN PREPARADAS: SIEMPRE FUE ASÍ” ha servido para integrar a la mujer en el sector bodeguero, planteando diferentes líneas de actuación para que la alumna alcance su desarrollo profesional, orientando cada una de las líneas de trabajo e investigación para que las bodegas, los profesores, las familias y la sociedad vean que siempre estuvieron preparadas para hacer este tipo de trabajos.

Esta iniciativa empezó por las bodegas, pero queremos que llegue a más sectores, porque la verdadera forma de luchar por la igualdad es ofreciendo a las mujeres las mismas posibilidades de demostrar en esas profesiones masculinizadas que ellas están tan capacitadas, o más, para desarrollar los trabajos. Gracias a las bodegas, una almazara de la zona (industria del aceite) también se ha interesado y quieren formar parte de “ESTÁN PREPARADAS: SIEMPRE FUE ASÍ”. Al igual que ellos, otros centros y empresas pueden poner en práctica este proyecto y mostrarle a la sociedad que ellas están preparadas para todo, sea el sector que sea.

 

Si quieres que tu centro forme parte de esta iniciativa, escríbenos:

jjgallego@fpempresa.net