Desde FPEmpresa, la asociación de centros de Formación Profesional, valoramos positivamente las declaraciones de la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá en su primera intervención tras su nombramiento. En su nueva etapa al frente de la cartera educativa resaltó el carácter estratégico de la Formación Profesional y las primeras medidas del Gobierno para potenciar la FP: unificar las competencias de FP del sistema educativo y para el empleo en Ministerio de Educación y Formación Profesional.

La propuesta del Ministerio incluye un acuerdo de los organismos e instituciones educativas para crear una FP moderna con 80 nuevas titulaciones, que incluyan competencias digitales, y con 200.000 nuevas plazas en cuatro años. Compartimos con la ministra Celaá la idea que la FP en España no puede ser vía de segunda categoría, la FP ha de ser fuerte. Juntos debemos trabajar para que los trabajadores del presente y del futuro cuenten con una titulación, una capacitación profesional que les permita adaptarse a las necesidades y cambios de las sociedades globalizadas.

Somos conscientes de los rápidos cambios tecnológicos, culturales, productivos, demográficos y medioambientales que se están produciendo en los últimos años nos sitúan frente a nuevos y ambiciosos retos. Por ello, creemos imprescindible contar con una Formación Profesional integrada, actualizada, continua y para todas las personas. Esta será la única vía para dar una respuesta óptima tanto a las necesidades de la ciudadanía como a las de las empresas y la sociedad en general.

Desde FPEmpresa hemos señalado reiteradamente en las conclusiones anuales de nuestros congresos y, recientemente, en la valoración que hicimos sobre el Plan Estratégico de FP, presentado por el propio Ministerio, la ausencia de integración de todas las ofertas de Formación Profesional, tanto del sistema educativo como de empleo.

Deseamos que las nuevas medidas del Gobierno permitan que los Centros de Formación Profesional puedan participar de un modo más activo y ágil en la oferta de FP para el empleo y, como consecuencia, consigamos una mejor capacidad de respuesta ante los desafíos que le esperan a al FP.