El eCAT-bcn “Institut Lluïsa Cura”, centro asociado a la Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa, ha obtenido el Sello EFQM 300 y se ha convertido en una de las más de 400 organizaciones que tienen vigente este reconocimiento de excelencia en España. El certificado reconoce la gestión excelente, innovadora y sostenible del centro. Asimismo, el Club Excelencia en Gestión entregó el Sello EFQM 300 al centro en el acto de graduación del alumnado de la promoción 2020 – 2021. Glòria Deulofeu, directora del instituto, explica que “el certificado nos ha abierto muchas puertas a nivel de reconocimiento empresarial. Además, en el centro nos ha aportado el valor añadido de trabajar de forma flexible e integradora con los estudiantes y el profesorado”.

El centro público ha conseguido la insignia por primera vez en su historia como inicio en su camino hacia la excelencia y la transformación. Un nuevo objetivo que se vincula a su propósito por liderar la FP innovadora y de calidad en Barcelona, un ámbito en el que está especializado y del que quiere posicionarse como referente. “Ya hemos empezado a trabajar para asumir el próximo reto en 2024, donde renovaremos el certificado de excelencia y, a ser posible, incrementar la puntuación”, expone Deulofeu.

Mejorar desde la colaboración

Desde el centro se impulsa la participación, la cooperación y la corresponsabilidad de profesores, alumnos y el personal de Administración y Servicios con el fin de que, desde la colaboración, se consiga mejorar la cualificación profesional de los estudiantes y su inserción laboral. De hecho, este es uno de los factores por los que el centro ha conseguido un elevado grado de inserción laboral en determinadas materias.

Por otra parte, el eCAT-bcn “Institut Lluïsa Cura” está adaptado para los estudiantes con ciertas discapacidades, especialmente de movilidad, y pone a su alcance los recursos necesarios para garantizar la atención adecuada. Además, les orienta sobre la elección de las salidas profesionales que mejor se adaptan a la formación adquirida.

El Sello EFQM es la única certificación internacional que reconoce la gestión excelente, innovadora y sostenible de las organizaciones utilizando la evaluación con el Modelo EFQM. Esta evaluación es una reflexión estratégica global que ofrece una visión integral de la gestión de la organización, ayudándola a potenciar sus puntos fuertes y a aprovechar las oportunidades de mejora.

La Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa ha participado en una mesa redonda de emprendimiento dentro del programa Economic Opportunities for All. Este programa tiene como objetivo prioritario dar oportunidades laborales a los jóvenes con menos oportunidades. Asimismo, el presidente de la Asociación, Luis García, ha participado en la mesa que ha tenido lugar el miércoles 20 de abril representando al ámbito de la FP en un tema tan trascendente como es el emprendimiento. En este sentido, FPEmpresa sigue colaborando y participando en todas aquellas iniciativas que intentan ampliar las oportunidades para todos.

A lo largo de la mesa redonda se ha hecho una presentación del programa educativo Economic Opportunities for All que llevan a cabo Junior Achievement España y Nationale Nederlanden España. En el debate también han estado presentes Carlos González, CEO en Nationale Nederlanden España; David Lafuente, subdirector general de Cooperación Interior y Exterior en INJUVE; Raúl Grijalba, presidente de ManpowerGroup España; y Pedro Puig, director general de Aldeas Infantiles.

Algunos de los temas que se han puesto sobre la mesa han sido las necesidades que tienen actualmente los jóvenes con relación a su formación y a su empleabilidad, así como la importancia de fomentar el espíritu emprendedor y formar en habilidades relacionadas con la personalidad.

Por otro lado, la iniciativa también ha abordado cómo tender puentes entre la empresa privada y los centros de Formación Profesional.

La FP favorece el emprendimiento

Proporcionar un aprendizaje de calidad, no solo para los que ya lo tienen, sino para todos se ha convertido en el eje central del debate. Así pues, el presidente de FPEmpresa ha destacado que “la Formación Profesional debe ser el empujón que frene la exclusión y que ofrezca los recursos necesarios para poder compaginar esa formación con la vida ordinaria. De la misma forma, la FP es una vía que conduce a la mejora de la empleabilidad y forma en emprendimiento”.

Sergio San Martín Pinedo, miembro del Equipo Directivo del Centro de Formación Somorrostro, ha dedicado gran parte de su vida a la FP desde diferentes ámbitos. En 2012, San Martín se convirtió en uno de los miembros fundadores y secretario de la Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa, un cargo que mantiene en la actualidad y que se suma a los más de 20 años de trayectoria vinculados al Somorrostro.

El actual secretario de FPEmpresa fomentó hace ya diez años la creación de la Asociación. San Martín explica que “tanto el CF Somorrostro como yo mismo en su representación entendimos la necesidad de fomentar y de alimentar un movimiento asociativo para trabajar por y para la Formación Profesional sin tener en cuenta la naturaleza de los centros, y, por lo tanto, dando cabida a cualquier centro de FP público, concertado o privado”.

P: ¿Qué objetivos te gustaría que alcanzara la Asociación en los próximos años?

R: Desde el inicio, la Junta Directiva aspiramos a que la Asociación se convierta en un referente para la Formación Profesional en España y, en mi opinión, este objetivo ya se está empezando a cumplir. Aun así, esto es el inicio ya que debemos contribuir en la mejora del sistema siendo un pilar también para la Administración y para la empresa. Además, FPEmpresa ha iniciado una línea de trabajo en el ámbito de la internacionalización y, en este sentido, debemos avanzar hacia una colaboración entre redes europeas de centros de FP generando otro tipo de actividades que aporten un alto valor a la Formación Profesional en general y al asociado de FPEmpresa en particular.

P: ¿Crees que es un momento clave para la Formación Profesional? ¿Por qué?

R: Diferentes estudios sobre necesidades del mercado laboral en los próximos ocho años apuntan a que 6 de cada 10 puestos de trabajo que se creen serán cubiertos por personas con perfil de Formación Profesional. Además de este dato cuantitativo, nos encontramos en una situación de gran cambio tanto a nivel tecnológico, de eficiencia de recursos y de sostenibilidad. La transformación digital, la fuerte irrupción de la industria 4.0, la economía circular y las competencias transversales ligadas a la persona son retos que la sociedad en general y la empresa en particular tienen que afrontar.

En este escenario, la FP tiene la responsabilidad de contribuir a un desarrollo más equilibrado y sostenible de su entorno. Los centros educativos somos agentes capaces de ayudar a transformar la sociedad. Una Formación Profesional inclusiva, integradora de las tecnologías emergentes, trabajando con nuevas metodologías adaptadas al contexto laboral y cada vez más cercana en el día a día con la empresa tendrá un papel clave para el desarrollo de nuestra sociedad.

Todo ello, exigirá al sistema ser gestionado de otra manera, disponer de otro tipo de recursos y ofrecer servicios diferentes a su entorno.

P: ¿Qué le dirías a los centros de FP que todavía no han dado el paso de asociarse?

R: Desde FPEmpresa trabajamos para contribuir a mejorar la Formación Profesional. Esta meta solo se puede llevar a cabo si somos capaces de trabajar entre todos, lo que significa colaborar y generar alianzas con la Administración, con el tejido empresarial, con otras entidades relacionadas con nuestra actividad y, desde luego, con los centros.

Nuestra asociación necesita una mayor participación de los centros de FP, pero, también, los centros pueden apoyarse en FPEmpresa para mejorar y convertirse en una alternativa de valor e incluso en un referente para la juventud, la empresa y, en general, la sociedad de su entorno más inmediato.

Como todos sabemos, la colaboración y el esfuerzo compartido permite llegar a escenarios más complejos, útiles e ilusionantes. Y, en este sentido, FPEmpresa ha generado un ecosistema único en España dónde toda la Formación Profesional está representada, ya sea de naturaleza pública, concertada o privada.

P: Por otro lado, ¿cuál es el proyecto, iniciativa o actividad que se ha llevado a cabo en tu centro que más destacarías?

Es difícil seleccionar un único proyecto, pero se puede resaltar por su impacto, su evolución y su permanencia en el tiempo la puesta en marcha de una iniciativa formativa para asegurar el relevo generacional que la empresa Petronor necesitaba realizar en el puesto de operador/a de su planta en Muskiz (Bizkaia).

Este proyecto se inició hace ya 20 años y se ha mantenido de manera continuada hasta el año 2020. Petronor se enfrentaba al reto de garantizar el relevo de más de 400 personas en un periodo de tiempo de 15 a 20 años. Asimismo, esta refinería arrancó su actividad en 1972, por lo que la gran mayoría de personas que operaban en sus instalaciones iniciaba su proceso de jubilación entre los años 2000 y 2015.

En una instalación tan compleja y singular como es una refinería, Petronor debía garantizar que sus procesos seguían siendo seguros, respetuosos con la normativa medioambiental y eficientes. Y, para ello, diseñamos conjuntamente un proyecto de aprendizaje en formato Dual con formadores de ambas entidades.

Año tras año, Petronor y CF Somorrostro hemos ido mejorando el proceso formativo hasta que en los últimos años introdujimos una metodología adaptada a sus necesidades para favorecer el aprendizaje de las personas. En este nuevo diseño metodológico participaron varias personas de la empresa en su definición, así como en su implantación y hasta en la propia evaluación.

Resaltar finalmente que, derivado de todo este proceso de aprendizaje Dual, la European Alliance for Apprenticeship (EAfA) reconoció este proyecto y le premió en el año 2016 dentro de la categoría de grandes empresas.

El proyecto “Robótica especializada para empresas de alto valor tecnológico” presentado por el Salesianos Deusto, centro asociado a la Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa, en la IV Convocatoria de las Ayudas Dualiza de CaixaBank Dualiza y FPEmpresa ha alcanzado sus objetivos. La iniciativa surge desde el know-how de las empresas y los centros educativos para formar técnicos de FP del Grado Superior de Automatización y Robótica Industrial con las competencias adecuadas para dar servicio a las necesidades de las empresas. Zigor Bikandi, administrador del Salesianos Deusto, ha explicado que “la relación empresa-centro resulta de vital importancia para la formación del alumnado, de la actividad empresarial, y del desarrollo social de la región donde se incide”.

Hasta el momento, el proyecto ha integrado a todos sus participantes, quienes se encuentran trabajando en las empresas con las que se firmaron acuerdos de colaboración cumpliendo así dos de los cuatro retos planteados. “Los alumnos tienen la oportunidad de trabajar con equipos y tecnologías específicas con marcas punteras en el ámbito industrial. Las empresas se benefician de los conocimientos que aporta el alumnado a la vez que lo forma en base a sus necesidades”, expone Bikandi.

El proyecto, que ha cubierto las necesidades de técnicos altamente especializados en la Automatización y Robótica por parte de las empresas, trata de especializar a los estudiantes en el ámbito tecnológico a través de retos con una formación sólida y en DUAL combinando su dedicación en las empresas. Asimismo, el alumnado ha conseguido los objetivos adquiriendo las competencias tanto técnicas como transversales establecidas.

“Todos vemos perfeccionadas nuestras competencias a través de la mejora continua y el aprendizaje a lo largo de la vida, y colaboramos en el desarrollo social de nuestra comarca”, asegura el administrador del Salesianos Deusto. “Las empresas y los estudiantes se muestran satisfechos, por lo que seguiremos formando a nuevos participantes en nuestro programa de especialización”, concluye.

El Centro de Formación Somorrostro, centro asociado a la Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa, celebra su 75 aniversario recordando aquel 3 de febrero de 1947 como inicio de su trayectoria educativa con tan solo treinta estudiantes; sin embargo, en la actualidad cuenta con 2150 en formación reglada. Con motivo de ello, entrevistamos a Javier Laiseca, director del centro, quien explica que “el centro nace para dar respuesta a los jóvenes de la comarca que en aquellos momentos eran mano de obra no cualificada en las minas que nos rodean”.

Javier Laiseca llegó al cargo de director del centro en el curso 2016-2017 con los objetivos de generar un modelo de liderazgo compartido debido al gran número de alumnado y la diversidad de su oferta. “El objetivo diario es hacer una oferta atrayente a la juventud de nuestro entorno poniendo a los estudiantes en medio de nuestra actividad docente y construyendo un modelo de personas comprometido con la sociedad”.

P: ¿Cómo se recuerdan estos 75 años que afronta el CF Somorrostro?

R: Ha sido una trayectoria de compromiso con el entorno a nivel de personas, instituciones y tejido empresarial. D. Marcelo Gangoiti apostó por la Formación Profesional de los mismos para mejorar las condiciones de vida de la juventud colocándolos en las empresas que en esos momentos estaban ubicándose en el margen izquierdo de la ría de Bilbao.

P: ¿Cómo fueron los inicios del centro?

R: Los inicios fueron precarios buscando locales donde iniciar la actividad, así como docentes, pero, sobre todo, fueron ilusionantes ya que el fundador D. Marcelo Gangoiti consiguió aglutinar en torno al proyecto educativo a muchas familias que dedicaban unas horas de voluntariado a las múltiples necesidades que el centro tenía.

P: ¿Hacia qué dirección avanza en la actualidad?

R: En la actualidad, el centro sigue siendo fiel a los principios fundacionales al tiempo que actualiza los compromisos afrontando las tres transiciones a las que estamos abocados. Por un lado, una transición tecnológica relacionada con la industria 4.0 y la digitalización y, por otro lado, una transición energética basada en los principios de sostenibilidad y los objetivos de desarrollo sostenible y la Agenda 2030. También, una transición social basada en las personas y en la búsqueda de la Justicia Social.

P: ¿Existe algo pendiente que os hubiera gustado realizar antes del 75 aniversario, pero que no ha sido posible?

R: La situación de la pandemia nos ha marcado en estos dos últimos años y nos ha hecho cambiar nuestro plan inicial de celebración de los actos del 75 aniversario, pero también nos ha brindado la oportunidad de poder alargar las celebraciones hasta febrero de 2023.

P: ¿Qué objetivos ha cumplido el centro y cuáles les gustaría alcanzar a futuro?

R: El principal objetivo que el centro ha cumplido durante sus 75 años de andadura ha sido saber adaptarse a los tiempos y, sobre todo, en los momentos más complicados y de crisis seguir dando respuestas de futuro a todas las personas que se han acercado a nosotros, así como trabajar con las empresas del entorno construyendo con ellas proyectos innovadores.

A futuro, el mayor objetivo es convertirnos en referente de la pymes y aliados de ellas en la generación de nuevos procesos, productos y procedimientos de gestión y seguir siendo una alternativa de calidad para el alumnado que decida formarse a lo largo de su vida.

P: ¿Qué siente respecto a que el CF Somorrostro esté cumpliendo 75 años como centro educativo?

R: Una profunda responsabilidad y compromiso. Actualizar y seguir transmitiendo los valores que hicieron posible este centro y lo han hecho crecer durante estos 75 años es una tarea que tenemos que trabajar día a día.

Me gustaría recalcar el altísimo nivel de sentimiento de pertenecía entre el personal y alumnado del centro hacía nuestro proyecto educativo, lo que permite hacer vivir de manera mucho más emocional nuestro proyecto.

El CPIFP Los Viveros, centro asociado a la Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa, ha participado en el proyecto “Stop Violencia Digital. Junt@s contra el Sexismo” subvencionado por el Servicio de la Mujer del área de Igualdad del Ayuntamiento de Sevilla a través del taller sobre “Huella digital inclusiva”. Una iniciativa que se ha desarrollado mediante actividades de educación digital en el centro donde el alumnado ha aprendido a comunicar en sus redes sociales habilidades como la tolerancia, la empatía, la creatividad o la proactividad. Asimismo, Beatriz Sánchez, docente del departamento de Formación y Orientación Laboral (FOL) del centro, ha explicado que “formamos a nuestros estudiantes en estas habilidades personales que les posibilitan para la inserción laboral. Esto se debe a que el centro está estrechamente vinculado al mercado de trabajo”.

Por segundo curso consecutivo, los talleres han sido impartidos por Sandra Romero Cañadas, periodista especializada en Comunicación Digital y orientadora laboral para el Empleo y el Autoempleo, quien ha retransmitido las clases desde Castellón a las aulas del CPIFP Los Viveros. En esta ocasión, las actividades se han organizado bajo la premisa “¿Cuál es tu valor como persona?”, donde Sánchez expone que “el alumnado ha aprendido a ser el auténtico motor del cambio para frenar la violencia de género utilizando para ello sus perfiles de Instagram”.

Soft skills para el autoempleo

Los participantes han podido trabajar de forma dinámica las soft skills, como la actitud como activo para el autoempleo y la autocandidatura. La docente del departamento de FOL considera que “el proyecto permite que el alumnado disponga de una huella digital apropiada donde sus perfiles en las redes que utilizan resaltan los valores trabajados”. “Esto está favoreciendo el acceso al mercado de trabajo donde toman un papel proactivo”, añade.

A lo largo del curso, los estudiantes seguirán desarrollando los conocimientos adquiridos con el fin de crear sus perfiles profesionales en las redes acorde a las pautas impartidas en los talleres.

Desde hace 6 años, Zigor Esnaola Barrutia, vocal coordinador de la Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa en País Vasco, Navarra y La Rioja, es responsable de empresas e instituciones en el CIFP IMH LHII de Elgoibar. Una trayectoria profesional precedida por su anterior cargo durante 20 años como director de formación para el empleo en el mismo centro. Asimismo, Esnaola manifiesta que “siempre ha estado ligado a la captación de las necesidades de las empresas y a la búsqueda de la mejor solución posible”.

P: ¿Por qué decidiste formar parte de la Junta Directiva de FPEmpresa?

R: Todo parte del proyecto de innovación del Ministerio de Educación y Formación Profesional del que el CIFP IMH LHII es participante, y del cual nace la Asociación. Siempre hemos creído que la mejor manera de avanzar y de hacer las cosas es en conjunto, compartiendo el conocimiento y el saber hacer entre los diferentes centros. El IMH siempre ha tenido esta vocación y por ello en el momento que se me ofreció la posibilidad de participar en la Junta Directiva no dudamos ni como persona, ni como organización en participar en la misma.

P: ¿Qué objetivos te gustaría que alcanzara la Asociación en los próximos años?

R: Creo que FPEmpresa ha conseguido ser un referente a nivel institucional. Cada vez representamos a más centros de FP de todo el país convirtiéndonos poco a poco en la voz de ellos. Aunque, nos queda trabajar más la parte de empresa. Creo que debemos de ser un referente también en la parte empresarial, donde podamos crear espacios de colaboración. Lugares donde pongamos encima de la mesa las necesidades de los centros, empresas e instituciones y, entre todos, generemos sinergias que den respuestas a las mismas. Esto debería lograrse utilizando todas las herramientas existentes o generando nuevas en caso de que las actuales no sean las adecuadas.

P: ¿Crees que es un momento clave para la Formación Profesional? 

R: Sin duda, la Formación Profesional se está posicionando como la mejor alternativa para la empleabilidad y mejora de la competitividad de las empresas. Todos los indicadores marcan la necesidad de personal de Formación Profesional. A nivel institucional, se está haciendo una apuesta fuerte por legitimar la Formación Profesional y todos los mensajes que se lanzan a la sociedad intentan eliminar viejos clichés existentes. Los hechos nos dirán si ha sido el momento o hemos dejado pasar una oportunidad.

P: ¿Qué le dirías a los centros de FP que todavía no han dado el paso de asociarse?

R: Que se asocien, por supuesto. Somos una asociación creada por centros de Formación Profesional que entiende las problemáticas que todos ellos tienen. Además, tenemos coordinadores en todas las comunidades autónomas con el objetivo de escuchar las necesidades y buscar soluciones conjuntas. Miramos al futuro y buscamos socializar entre los centros las buenas prácticas que se realizan. Trabajar en conjunto y en unión nos hará conseguir alcanzar los objetivos comunes y generar una nueva FP más fuerte.

P: Por otro lado, ¿cuál es el proyecto, iniciativa o actividad que se ha llevado a cabo en tu centro que más destacarías?

R: El CIFP IMH LHII es un centro de referencia en la fabricación avanzada y digital. Desde su creación ha destacado por el esfuerzo, trabajo, compromiso y búsqueda de la mejora de la FP, buscando la cercanía a la empresa y su problemática.

Esto ha llevado a disponer de una oferta formativa en la FP de 2 programas de especialización y un Curso de Especialización para los 3 ciclos formativos de Grado Superior, además de una oferta multilingüe en dos ciclos formativos de Grado Superior. Somos pioneros en la modalidad DUAL y creemos fielmente en el modelo impartiendo en esta modalidad en los tres ciclos formativos de Grado Superior que disponemos, además de los 2 programas de especialización.

Desde el punto de vista pedagógico, la metodología en todos los ciclos de la oferta formativa del centro se da un avance significativo en la implantación de las metodologías activas. En concreto, en lo referente al trabajo colaborativo basado en retos (ETHAZI).

Finalmente, la cercanía a la empresa y su confianza ha logrado que podamos desarrollar proyectos técnicos y servicios tecnológicos a empresas en el ámbito de la fabricación mecánica mediante el programa (TKGUNE). Así, hemos podido acercar la innovación a las pequeñas empresas, mejorar sus procesos y, además, transferir ese conocimiento al aula.

El Institut Joan Brossa, centro asociado a la Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa, ha mejorado su iniciativa de formación dual especializada en “Comercial del automóvil” que fue seleccionada en la II Convocatoria de Ayudas Dualiza de CaixaBank Dualiza y FPEmpresa, y que ha vuelto a ser escogida en la cuarta ronda. El proyecto, que por entonces partía con el objetivo de mejorar la captación de talento humano y hacer una orientación de la formación al sector del automóvil, en la IV Convocatoria ha implementado nuevas mejoras para obtener una mayor visibilidad y fortalecer puntos débiles.

De manera conjunta, el Departamento de Educación de la Generalitat de Cataluña, el Gremi del Motor y dos centros educativos, el Institut Joan Brossa de Barcelona y el Institut Montserrat Roig de Terrassa iniciaron el proyecto hace ya cuatro años y, a causa de la pandemia, tuvieron que readaptar algunas de sus líneas de acción. Sin embargo, el trabajo se ha adaptado a las circunstancias y ha adoptado una nueva actualización del material formativo especializado del sector del automóvil.

Nuevas mejoras

Gustavo Varella, coordinador de la iniciativa, explica que “la idea ha sido mejorar y fortalecer algunos puntos débiles que habíamos detectado en el proyecto como, por ejemplo, dar mayor transparencia a los procesos de selección entre empresas y estudiantes de los dos centros educativos. O hacer extensivo el proyecto a las micropymes y que participen también los pequeños talleres o concesionarios”.

Por otro lado, la obtención de nuevos recursos ha puesto el foco en obtener una mayor visibilidad dentro de eventos y ferias, debido a la gran oferta educativa y laboral existente. También, los coordinadores han mejorado la formación del profesorado y lo han especializado en el sector de la automoción junto con nuevos materiales para sus clases.

“Después de cuatro cursos escolares y pandemia mundial mediante, nos satisface decir que el proyecto va ganando más protagonismo y está pudiendo dar respuesta a esa demanda inicial: las empresas están consiguiendo alumnado en prácticas y potenciales trabajadores altamente formados, los centros educativos están pudiendo ofrecer unas prácticas de calidad a sus alumnos, y ellos están consiguiendo introducirse en el mundo laboral fácilmente y consiguiendo unas condiciones laborales adecuadas”, apunta el responsable.

Actualmente, el proyecto ha finalizado la parte ejecutable de la ayuda, aunque Varella expone que “se puede ir repitiendo, ya que tiene varios ejes transferibles a otros proyectos como la documentación de selección del alumnado”.

El CIFP nº1 de Cuenca, centro asociado a la Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa, celebró el pasado 4 de abril sus primeras Jornadas Gastronómicas dirigidas al alumnado del centro.  Un evento que ha tenido el objetivo de mostrar el gran potencial que tiene el sector gastronómico y turístico en la provincia de Cuenca. Asimismo, el encuentro se ha celebrado en las cocinas del centro donde profesionales del sector han servido de inspiración para los casi cuarenta estudiantes que han participado procedentes de la familia de Hostelería y Turismo.

El hilo conductor de estas primeras Jornadas Gastronómicas ha sido la importancia de la cocina tradicional y su evolución hacia la vanguardia y técnicas más modernas, y, según su coordinador, José Javier Moreno, “han cumplido sus objetivos”. Además, esta cita gastronómica ha contado con varios showcookings ofrecidos por cocineros como Fran Martínez, Jorge Susino, Mari Carmen Gimeno o Francisco Ibáñez, que en todo momento han empleado productos coquenses.

Moreno: “En este sector faltan profesionales”

Por otro lado, Moreno ha manifestado que “el principal objetivo ha sido hacer promoción del alumnado y de la FP, porque nos estamos dando cuenta de que en este sector faltan profesionales”. “Es un problema a nivel nacional. Las empresas llevan años demandándonos una cantidad de personal y todavía no somos capaces de cumplir las expectativas del mercado laboral y mandar suficientes trabajadores”, añade.

Dados los buenos resultados de las Jornadas Gastronómicas, el coordinador abre la puerta a repetirlas y considera que “podría realizarse una continuidad anual para que cada año se incorporen más profesionales y restaurantes. Queremos que los profesionales tengan las puertas abiertas a este centro y nos vean como un referente en el sector”. “Todos los factores fueron ingredientes que lograron la receta perfecta”, concluye.

El alumnado y profesorado de FP de Electricidad y Electrónica de las Escuelas Ave María de Málaga, centro asociado a la Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa, ha realizado un semáforo en honor al cómico andaluz Chiquito de la Calzada en colaboración con el Ayuntamiento de la ciudad. Un proyecto que ha servido para destacar la cooperación del centro con las empresas y, también, poner en práctica todos los conocimientos adquiridos por los estudiantes durante el curso. Asimismo, Paco Pareja, coordinador de proyectos en las Escuelas Ave María de Málaga, califica el trabajo como “muy enriquecedor, porque el alumnado de Formación Profesional ve que su aprendizaje tiene una aplicación práctica y sin límites”.

El proyecto, que ha contado con el apoyo de varios departamentos del centro, ha puesto de relieve la rapidez con la que el alumnado ha aplicado los conocimientos. “Cuando trabajamos con empresas en forma de colaboración ponemos una condición: no hay plazos de entrega”, dice Pareja. No obstante, el reto se ha logrado con éxito, puesto que en un mes y medio construyeron este semáforo con la voz de Chiquito de la Calzada.

No es la primera vez que el centro asociado a FPEmpresa participa en este tipo de iniciativas, por lo que el coordinador anima “a todas las empresas a que cuenten con las escuelas como laboratorios de I+D”.

“¡Al Ataquerrr!” cuando se pone en verde

“¡Al ataquerrr!” y “¡Quietorrr!”, son algunas de las frases que dice el semáforo con las luces verde y roja, respectivamente. Expresiones míticas en la trayectoria del cómico, que, como explica Pareja, “todo el alumnado no conocía previamente; en cambio, sus padres estaban muy orgullosos de este proyecto”.

Además, el semáforo cuenta con un alto nivel de habilidades electrónicas en las que se muestra un circuito completo donde los muñecos del semáforo adoptan las posturas más características de Chiquito y se desplazan por los paneles de leds como si cobrasen vida.

Por otro lado, el semáforo es una iniciativa del Ayuntamiento, por lo que el objetivo es colocarlo de forma ornamental en un emplazamiento clave en la historia del personaje como lo son algunas calles del casco histórico de Málaga.