La Convocatoria de Orientación de la Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa y Dualiza-Fundación Bankia ha seleccionado un total de 28 proyectos de centros educativos destinados a promover la orientación de estudiantes hacia la Formación Profesional.

Más de un centenar de proyectos han sido presentados a la presente edición, superando así las 83 solicitudes presentadas a la convocatoria anterior. A ello ha contribuido positivamente el que, por primera vez, hayan sido admitidos tanto proyectos que estaban siendo desarrollados en el actual curso escolar como iniciativas que aún no habían sido puestas en marcha. De hecho, la mitad de los proyectos seleccionados se encuentran en plena fase de realización, mientras que la otra mitad comenzarán en los próximos meses.

Los centros de tres comunidades autónomas, Andalucía, País Vasco y Comunidad Valenciana, han sido las que más proyectos han presentado a la convocatoria y las que más proyectos han visto seleccionados: País Vasco contará con 6, Comunidad Valenciana con 4 y Andalucía con 3.

Además, proyectos de La Rioja, Región de Murcia, Comunidad de Madrid, Cataluña, Castilla La Mancha, Galicia, Castilla y León, Canarias, Baleares y la ciudad autónoma de Ceuta también han resultado elegidos en la convocatoria.

A través de esta convocatoria de orientación hacia la FP, también se ha potenciado el atraer vocaciones industriales y afrontar la brecha de género en aquellos sectores donde es más pronunciada. Por consiguiente, y en línea con los objetivos de la Alianza STEAM, niñas en pie de ciencia, impulsada por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, las familias profesionales que más acciones de orientación han acumulado son: Electricidad y Electrónica, Fabricación Mecánica, Informática y Comunicaciones y Transporte y Mantenimiento de Vehículos. Entre todas ellas suponen el 49% de todas las acciones presentadas.

Los centros cuyos proyectos han sido seleccionados son:

País Vasco

Politeknika Ikastegia Txorierri

Goierri Eskola

CIFP Don Bosco

Don Diego Berguices Otxarkoaga

Nazaret Fundazioa

CIFP Nicolas Larburu

Comunidad Valenciana

CIPFP Canastell

IES Cotes Baixes

EFA La Malvesía

Escuela de FP de FEMPA

Andalucía

IES Montes Orientales

IES Alpujarra

IES Cartuja

La Rioja

Sagrado Corazón- Jesuitas Logroño

CPC Salesianos Los Boscos

Región de Murcia

IES Sabina Mora

CES Vega Media S. Coop.

Comunidad de Madrid

IES Villaverde

IES Pedro de Tolosa

Cataluña

Instituto La Guineueta

Institut Mare de Déu de la Mercè

Castilla La Mancha

EFA El Gamonal

CIFASA EFA Moratalaz

Castilla y León

CIFP Camino de la Miranda

Galicia

IES Fernando Blanco

Islas Canarias

IES Ana Luisa Benítez

Baleares

CIFP Nauticopesquera

Ceuta

IES Almina

Más de un centenar de centros de FP han presentado proyectos a la Convocatoria de Orientación Activa de la Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa y Dualiza-Fundación Bankia, a través de la cual ambas instituciones buscan fomentar vocaciones que se sientan atraídas hacia la FP.

El secretario de FPEmpresa, Sergio San Martín, resalta que “el 80% de los proyectos presentados pertenecen a centros de la Asociación. Nos complace gratamente comprobar que los socios se encuentran activos, preocupados y motivados por hacer acciones diferenciales e innovadoras”. Además, añade: “el 30% de las acciones se llevarán a cabo de forma presencial, a pesar de la pandemia y a pesar de las grandes dificultades a las que se enfrenta la comunidad educativa”. “Desde FPEmpresa felicitamos a todos esos centros por su profesionalidad y compromiso”, añade.

Por su parte, el director de Dualiza-Fundación Bankia, Juan Carlos Lauder, ha querido destacar la buena acogida de la convocatoria que supone “un reflejo del interés que tienen los centros por potenciar el ámbito de orientación y demuestra la cantidad de cosas que se pueden hacer para que cada vez más jóvenes se sientan atraídos hacia la Formación Profesional”.

Por primera vez, la convocatoria se ha abierto tanto a iniciativas que vayan a desarrollarse en el próximo curso escolar como a otros que se hubieran empezado a desarrollar este mismo año.

Esa flexibilidad ha permitido que el número de inscripciones haya superado el centenar, quedando muy por encima de los 83 proyectos registrados en la edición anterior, y que prácticamente todas las Comunidades Autónomas hayan acudido a la convocatoria.

Cabe destacar el interés mostrado por los centros de Andalucía, País Vasco y Comunidad Valenciana, que con 30, 16 y 15 iniciativas presentadas suponen más de la mitad de todo el conjunto.

Además, se ha observado que, en línea con los objetivos de la Alianza STEAM, niñas en pie de ciencia, impulsada por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, las familias profesionales qué más acciones de orientación han acumulado son: Electricidad y Electrónica, Fabricación Mecánica, Informática y Comunicaciones y Transporte y Mantenimiento de Vehículos. Entre todas ellas suponen el 49% de todas las acciones presentadas.

El período de evaluación comenzará ahora y los proyectos seleccionados serán comunicados a mediados del mes de junio.

La Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa sigue dando visibilidad a aquellas mujeres que han decidido cursar estudios de Formación Profesional en los que existe una presencia mayoritaria de hombres. Con sus historias, FPEmpresa sigue trabajando en favor de los objetivos marcados por la Alianza STEAM, iniciativa promovida por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, que está destinada a fomentar las vocaciones STEAM en niñas y jóvenes.

De acuerdo con los estudios más recientes del Ministerio de Educación y Formación Profesional (curso 2018-2019), estos son los porcentajes de mujeres que cursan ciclos formativos de grado superior en las familias profesionales de las seis protagonistas de este reportaje: Edificación y Obra Civil, 33%; Imagen y Sonido, 31,6%; Fabricación Mecánica, 9,5%; Electricidad y Electrónica, 5,5%; y Transporte y Mantenimiento de Vehículos, 3,7%.

Con estas cifras en la mano, no es de extrañar que muchas de las mujeres que han optado por estas disciplinas hayan sido las únicas en su clase o las únicas en su lugar de trabajo. No obstante, como ellas mismas indican, esta realidad no les ha desalentado para estudiar aquello que les gustaba, para trabajar en aquello que, muy seguramente, les haría sentirse realizadas.

Blanca Ramírez es la única tornera del Departamento de Motores de IBERIA, en el que trabajan unas 500 personas. Su trabajo consiste en la fabricación y reparación de piezas para motores de aviones. Estudió en el IES Luis Vives de Leganés, donde cursó un CFGS de Programación de la Producción en Fabricación Mecánica y un CFGM de Mecanizado, estudios de los que dice le ha servido “todo, todo, todo”.  Ahora está aquí, en este trabajo, pero incide en el hecho de que estos estudios son muy versátiles y que le han abierto un gran abanico de oportunidades en varios sectores productivos. Para ella, el módulo de FCT fue clave en la adquisición de competencias prácticas y le ayudó a saber cómo sería en realidad el mundo laboral. Al finalizar el CFGS, admite que se le abrieron muchas puertas, hasta el punto de tener “la suerte” de poder elegir en función de condiciones y salario. A modo de anécdota, cuenta que, durante el tiempo de búsqueda de empleo tras finalizar el CFGM, la rechazaron de un trabajo porque, según se enteró después, al jefe “le daba cosa” que saliera a medianoche de su jornada de trabajo. A día de hoy, sigue sin comprender muy bien cómo, aun estando cualificada para el puesto, esa justificación de “sobreprotección” por el hecho de ser mujer fuera la excusa para no haberla contratado. Cuando entró a la empresa era la única mujer en el taller; ahora hay siete. Considera fundamental la labor de orientación y cree necesario que se dé mejor a conocer la oferta formativa de FP, sobre todo en centros de secundaria donde no se imparte. Está segura de que muchas mujeres, si conociesen más a fondo este tipo de profesiones, “se darían cuenta de que está genial”. La fuerza física “ya no es un hándicap”; el mito de que se necesita la fuerza de un hombre para este tipo de trabajos es solo eso, “un mito”.

Laura González es la única, de las tres chicas de su clase, que se dedica al mundo de los rallies. Trabaja como copiloto, además de mecánica, en el equipo femenino Melmac Rallyfactory. Cursó el CFGM de Electromecánica de Vehículos Automóviles y está terminando el CFGS de Automoción en el CIFP Avilés, en Asturias. Está muy contenta con lo que está estudiando porque le sirve de mucho para su día a día en el equipo: reparación del motor, carrocería, seguridad, electricidad, etc. Su sueño es poder dedicarse a esto y “vivir de ello”. Cuenta que cuando empezó en este sector, hace ya algunos años, apenas había mujeres, pero hoy en día, cada vez se ven más, muy buenas pilotos y copilotos (abundan más las copilotos) que compiten a nivel nacional y europeo; estima una presencia femenina en las competiciones de alrededor de un 30% y se muestra convencida de que este porcentaje seguirá aumentando con el tiempo. Salvo algún que otro comentario desafortunado, no se ha encontrado con ninguna traba en su camino por el hecho de ser mujer. Es más, cree que hoy en día “el propio sector se ha ido dando cuenta de que las mujeres tienen ciertas cualidades que favorecen el desarrollo de esta profesión”. No obstante, es de la opinión de que, al final del día, esto es un trabajo como cualquier otro y lo que cuenta es que “destaques por tu esfuerzo, talento y aptitudes, y no porque seas mujer u hombre”. Por ello, se seguirá esforzando y dando lo mejor de sí misma para poder conseguir patrocinadores y así llegar a competir en categorías superiores. Habla de sus referentes femeninos, casualmente alguna amiga suya, que “ya han llegado lejos en este mundillo”, participando, por ejemplo, en el Campeonato de Europa de Rally. Lo tiene claro: “no parará hasta alcanzar su meta”.

Marga González es técnico de sonido, en concreto, de sonido para espectáculos en directo, y, por lo que sabe, es la única de su promoción que se dedica a esta especialidad. Realizó el CFGS de Sonido para Audiovisuales y Espectáculos en el IFP Carlos María Rodríguez de Valcárcel de Madrid hace ya unos años y desde entonces trabaja como autónoma en este sector. Su decisión de cursar estos estudios fue puramente vocacional, porque sabía que quería dedicarse a esto, “es un trabajo muy bonito, te devuelve mucho de lo que tú das”. Recuerda que ver estadios como el Wanda, llenos hasta la bandera, en la última gira de Alejandro Sanz, ver a gente emocionándose con su trabajo, “es de lo más especial que le ha ocurrido en la vida”. No obstante, no pasa por alto que sonido en directo es una de las especialidades más duras, tanto en horas de trabajo como en esfuerzo físico. Además, se requiere una gran capacidad de adaptación a entornos y materiales que cambian de un espectáculo a otro. No quiere que la infravaloren, pero tampoco que la valoren de más sólo por ser mujer, “pasa mucho con el tema físico, levantas cosas pesadas y te felicitan con cierta sorpresa”. No hay nada que felicitar, dice, “está cumpliendo con su trabajo”. No tiene referentes femeninos en los que verse reflejada profesionalmente, y se ríe al escuchar que, quién sabe, igual es ella misma la que se convierte en el referente de futuras generaciones. Son muy pocas las mujeres en esta rama, pero cree que podría haber más de no ser por las “limitaciones que las propias mujeres creen tener para esta profesión”. Para ellas, tiene un mensaje: “la fuerza física se hace, todo lo demás se aprende. Si queremos que no haya diferencia entre hombres y mujeres, seamos nosotras las que demos un paso al frente y hagamos que esa diferencia desaparezca”.

Paula Borrego es técnico de producción y, junto con su compañera de taller, son las únicas dos mujeres de este departamento en la plantilla de la empresa donde trabaja, en Alemania. Se formó en el IES Príncipe Felipe de Madrid y cursó el CFGS de Sistemas Electrotécnicos y Automatizados. A Alemania llegó gracias a las prácticas en empresa, que realizó durante sus estudios, prácticas por las que se siente “muy agradecida”. Al terminar el ciclo, hace ahora dos años, esta empresa alemana de fabricación de paneles solares decidió contratarla. A pesar de que sus estudios no están directamente relacionados con su desempeño profesional actual, sí destaca que ha habido algunos contenidos que “ha podido aprovechar bien”. Su trabajo es cada día diferente, no tiene un puesto fijo y eso ha sido una de las cosas que más le ha gustado de esta empresa, porque le permite seguir aprendiendo. Agradece mucho el trato recibido por la empresa durante este tiempo que ha pasado en ella, “un diez”. Sí que es cierto que, en alguna ocasión, ha tenido que escuchar algún comentario poco afortunado de algún compañero, sobre todo a la hora de tener que hacer cargas, “que, por ser mujer, mejor no”, pero con el tiempo ha decidido “hacer oídos sordos”. Gracias a su experiencia en el país germano, ha podido constatar que en Alemania se valora “mucho más” la Formación Profesional. “No hay color”, dice. Le parece una “pena” que en España aún se peque de “titulitis” en algunas empresas, que siguen valorando más titulaciones universitarias que ciclos formativos de FP. A raíz de la pandemia, está buscando nuevas oportunidades profesionales que le permitan trabajar más desde casa y, de esa forma, poder venir con más frecuencia a España.

Patricia Pérez es delineante industrial y la única mujer a pie de obra en la empresa donde trabaja. Su trabajo consiste en la creación de planos, en 2D y 3D, que después son llevados a taller para su fabricación. Estudió el CFGS de Proyectos de edificación y Obra Civil en el IES Antonio Machado de Alcalá de Henares, y afirma que, a pesar de que los estudios están más orientados a edificación de obra y no tanto a la industrial, le han servido para manejar con maestría las herramientas que utiliza en su día a día. Desconocía la existencia de este ciclo, pero un día, al acercarse al centro a preguntar sobre la oferta formativa, “el conserje le explicó muy bien en qué consistía” y se dijo, “¿por qué no?”. Aún a día de hoy, se acuerda de este conserje; sin saberlo, “le cambió la vida”; una vida que, de no ser por él y el servicio de orientación que le ofreció, dice, “habría sido muy diferente”. Con la llegada de la pandemia, decidió buscar nuevas oportunidades profesionales y encontró, con relativa rapidez, el empleo en la empresa en la que está ahora. Se muestra encantada con el trabajo y con el trato recibido, porque “la valoran mucho como profesional”, a pesar de que, como ella misma admite, “aún está aprendiendo”. Reconoce que la orientación laboral es fundamental, pero, eso sí, “hay que tener iniciativa, moverse y salir a buscar la información”, porque “en casa, parada, no se consigue nada”. Recomienda a otras chicas que consideren los estudios de FP como una alternativa académica, porque “son dos años de esfuerzo y estudio, pero el resultado merece la pena y realmente te da la oportunidad de luchar por mejores condiciones laborales”.

Lucía Jiménez, única chica de su clase, acaba de comenzar sus prácticas de empresa en Helados Alacant. Está terminando el CFGS de Automatización y Robótica Industrial en el IES Cavanilles de Alicante. Confiesa que siente un poco de “nerviosismo” por las primeras semanas de prácticas, en las que tendrá que ir familiarizándose con sus tareas, pero que está segura de que esa sensación “le durará poco” y de que “se adaptará rápido” a sus nuevas responsabilidades. Sus funciones, de forma general, serán el mantenimiento de las máquinas, la programación y la realización de esquemas eléctricos. Confía en que lo que ha estudiado le resulte de utilidad y que pueda poner en práctica todos los conocimientos y competencias adquiridos. Al pensar en los inicios, admite que no sabía muy bien qué hacer, pero lo que sí sabía es que desde pequeña siempre le ha gustado la programación. Encontró este ciclo, le llamó mucho la atención y “se metió de cabeza”, y “no se arrepiente en absoluto”. Ha recibido algún que otro comentario “gracioso” por el hecho de ser la única chica, pero “no iban a maldad”; siempre se ha sentido muy cómoda entre sus compañeros. Hace referencia a un fenómeno que últimamente se está observando en su sector y es que, “precisamente por ser mujer, al haber tan pocas, es un poco más fácil destacar y encontrar trabajo”; fenómeno que le “parece un poco injusto”, porque, dice, “hay que valorar la competencia profesional y no si se es hombre o mujer”. Su referente femenino: su profesora de Integración de Sistemas Automáticos, María Pérez, que siempre ha trabajado por fomentar que cada vez más chicas opten por cursar estos estudios ligados al mundo tecnológico. Para Lucía, su carrera no ha hecho más que empezar y “le ha gustado tanto lo que ha hecho hasta ahora” que su idea es continuar sus estudios de esta rama en la universidad.

Las historias de estas seis mujeres refuerzan la idea central de este reportaje: no hay que tener miedo a estar en minoría, no hay que tener miedo a hacer “lo que sólo los hombres hacen”; solo así, atreviéndose las mujeres, y los hombres, a romper barreras de ideas preconcebidas y estereotipos de género asociados a profesiones y vocaciones, será la sociedad capaz de avanzar en la dirección correcta. Que las mujeres del mundo sean lo que quieran ser, y, por encima de todo, que sean únicas en lo que hacen.

Dentro del compromiso de la Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa con la «Alianza STEAM por el talento femenino. Niñas en pie de ciencia», de nuevo se presta especial atención a aquellas mujeres tituladas en Formación Profesional que han elegido desarrollarse profesionalmente en un sector tradicionalmente masculino: Informática y Comunicaciones.

El espíritu de celebración del Día Internacional de la Mujer perdura, y cualquier día resulta propicio para destacar su labor, especialmente cuando esa labor se desarrolla en sectores del tejido productivo donde su presencia es notoriamente escasa.

Según el último informe publicado por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, Igualdad en cifras MEFP 2021, Aulas por la igualdad (datos correspondientes al curso 2018-2019), las familias profesionales vinculadas a profesiones STEAM presentan una ocupación considerablemente menor que otras disciplinas. En el caso que nos ocupa, la familia profesional Informática y Comunicaciones, presenta los siguientes datos de matriculación de mujeres en los tres niveles de Formación Profesional: FP Básica, 17,4%; FP Grado Medio, 7,6%; y FP Grado Superior, 11,6%.

Estos porcentajes absolutos representan historias reales, historias de mujeres que decidieron optar por esta disciplina “poco femenina”, sin importarles que pudieran verse en amplia minoría en las aulas o, posteriormente, en los centros de trabajo; mujeres que, con su decisión, ayudaron y ayudan a cumplir uno de los objetivos de la Alianza STEAM: conseguir que los porcentajes citados aumenten año tras año.

Thais Camuñez Mercado estudió un CFGM en Sistemas Microinformáticos y Redes en el Institut de Lliçà y un CFGS en Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma, Videojuegos y Ocio Digital en el Institut Tecnològic de Barcelona. Está trabajando en Movetia como desarrolladora de aplicaciones móviles para los sistemas operativos iOS y Android. A ella, desde pequeña, le interesó la tecnología, principalmente los ordenadores, los móviles y los videojuegos; desde los 14 años empezó a investigar sobre programación de aplicaciones y se dio cuenta de que quería dedicarse a ello. Destaca que su entorno familiar le ha apoyado siempre en su decisión de estudiar Formación Profesional. Fue su hermana la que, tras haber realizado estudios de FP, le recomendó esta rama, al considerar que era más idónea para alcanzar su meta profesional.

Lo mismo le sucedió a Isabel González Jiménez, titulada del CFGS de Sistemas Informáticos y Telecomunicaciones por el IES Universidad Laboral de Albacete y actualmente Técnica de Sistemas en Fibratown. Ya desde bien pequeña le interesaban las nuevas tecnologías y ella, al igual que Thais, ha recibido el apoyo de su entorno más cercano. En concreto, de su madre, que siempre se ha esforzado muchísimo en que ella pudiera estudiar lo que le gustaba. Por ello, dice, le estará eternamente agradecida.

Sin embargo, el inicio de la historia de Nahiara Maeso Sánchez en esta disciplina, dentro de la Formación Profesional, no contó con todo el apoyo que ella habría esperado. Nahiara, tras finalizar el bachillerato, decidió ir a la universidad. No obstante, pasado algún tiempo, decidió dejarla y realizar estudios de FP. En ese momento, pensó, y con el tiempo se ha dado cuenta de que no se equivocaba, que estos estudios iban a ser más acordes a lo que a ella le gustaba realmente y que le iban a preparar mejor para el mercado laboral. Desafortunadamente, su entorno más cercano no estaba del todo de acuerdo con su decisión; veían la Formación Profesional como una alternativa para “fracasados”. Tuvo que “pelear” mucho, pero finalmente ganó la batalla, cursó sus estudios y se tituló en el CFGS en Desarrollo Web por el CIFP Carlos III de Cartagena. Hoy en día, trabaja como consultora junior en la empresa Everis-NTT Data.

El caso de Natalia Jiménez Crespo fue un poco diferente. Ella, si bien ha contado siempre con el apoyo incondicional de su familia, afirma que cuando acabó el bachillerato, y aprobó la selectividad, no tenía nada claro qué carrera realizar. Estaba completamente “perdida”, no sabía qué era lo que le haría sentirse realizada profesionalmente y, lo más importante, no sabía qué era lo que le haría más feliz. Un día, en el instituto, le informaron sobre unos ciclos formativos de FP y le parecieron muy interesantes. Valoró las salidas profesionales y se dio cuenta de que este era un sector con gran potencial. Se animó a probar y, para su grata sorpresa, descubrió un mundo “sorprendente”. Se tituló en el CFGS en Administración de Sistemas Informáticos en el Asunción de Nuestra Señora de Ávila y en el CFGS en Sistemas de Telecomunicaciones e Informática en el IES Vasco de la Zarza, también de Ávila. Está trabajando en estos momentos en Deimos Space como administradora de sistemas y seguridad de la información. La historia de Natalia es el claro ejemplo de que la orientación académica y profesional, bien ejecutada, sí funciona.

Los datos constatan que poder contar con el apoyo de las personas del entorno contribuye favorablemente al éxito de una carrera académica o profesional. A la hora de destacar personas clave en las distintas etapas formativas y profesionales, todas lo tienen claro.

Thais habla de su profesora de informática y tecnología de la ESO, Carme Solé, que la motivó y la animó en su decisión de estudiar FP. Además, gracias a la intervención de su profesora, que solicitó un cambio de horarios de las asignaturas de informática y francés, impartidas a la misma hora, pudo continuar cursando informática. En su trabajo, destaca a su compañero Alejandro Morón y le agradece el apoyo mostrado en sus primeros meses en la empresa. A Nahiara le gustaría resaltar el apoyo de sus tutoras del ciclo, que la respaldaron y ayudaron en todo momento. Para Isabel y Natalia, el apoyo de sus actuales compañeros de trabajo ha sido fundamental para hacer más fácil su desarrollo profesional.

Respecto a cómo incentivar a las niñas y jóvenes para que cursen estudios tradicionalmente asociados con hombres, cada una propone distintas alternativas que comparten este objetivo común.

Thais es de la opinión de que los estudios no hacen distinción entre hombres y mujeres. Lo importante es que el profesorado imparta sus asignaturas de forma que estimule y motive al alumnado a aprender e interesarse por ellas. Nahiara apuesta por la realización de un mayor número de charlas, cursos y eventos formativos que visibilicen a la mujer en este sector, que, dice, podrían ayudar a más mujeres a estudiar y trabajar en estas disciplinas. Isabel hace un llamamiento a todas las niñas o jóvenes que se interesan por la tecnología y les lanza un mensaje cargado de fuerza y convicción: “si te gusta, y quieres, puedes hacerlo; es sólo cuestión de actitud, nunca te rindas”. Por su parte, Natalia hace alusión a la necesidad de visibilizar más referentes femeninos, en los que mujeres del sector dieran a conocer su experiencia y compartieran con las más jóvenes su pasión por el mundo tecnológico. Además, considera fundamental conseguir que la motivación sea un elemento clave en las etapas formativas.

Al inicio del informe del Ministerio de Educación y Formación Profesional, anteriormente mencionado, aparece una cita de Ruth Bader Ginsburg (m. 1933–2020) – jueza y jurista estadounidense que se destacó por su trabajo en la lucha por la igualdad legal de género – que resulta idónea para el cierre de este reportaje: “Serás aquello que quieras ser, siempre que trabajes con perseverancia y pasión en tu sueño. No permitas que nadie se interponga en tu camino para ser la mujer que desees”.

La Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa reafirma su compromiso con la Alianza STEAM y presenta, con motivo del Día Internacional de la Mujer, ocho historias reales de mujeres que desempeñan profesiones tradicionalmente asociadas con hombres y que cuentan cómo ha sido su experiencia.

Hoy es 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Día, también, de las mujeres STEAM.

Según datos de la UNESCO, solo el 35% del alumnado matriculado en estudios vinculados a disciplinas STEAM (Science, Technology, Engineering, Arts & Maths), en todo el mundo, son mujeres. Según la Comisión Europea, solo el 17% de los empleos del sector tecnológico en la Unión Europea, uno de los sectores con mayor empleabilidad y con mejores retribuciones, están ocupados por mujeres. En España, según el Ministerio de Educación y Formación Profesional, la escasa presencia femenina se refleja, sobre todo, en algunas familias profesionales de FP, como Fabricación Mecánica (9,4%) o Electricidad y Electrónica (4,8%).

En el Día Internacional de la Mujer, FPEmpresa ratifica su apoyo a la Alianza STEAM, iniciativa impulsada por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, y da voz a ocho mujeres que ejemplifican la situación actual de estas profesiones y el papel de la mujer en ellas.

Ángeles Villora Martínez estudió el CFGS de Aeromecánica en el CIFP Aguas Nuevas de Albacete. Trabaja en Pratt and Whitney Canadá, líder mundial aeroespacial en motores de aviación, dando soporte y asistencia técnica a clientes de todo el mundo como parte del equipo de reparaciones móviles. Siempre tuvo especial interés en el mundo de la aviación y vio en la FP una forma amena de combinar teoría y práctica, que podría prepararla mejor para los retos del mundo laboral.

Resalta que el apoyo de su madre fue decisivo para comenzar estos estudios; el resto de su entorno también la ha apoyado siempre y se siente muy orgulloso de ella. Sabe lo que es la superación; en la primera compañía donde trabajó, empezó como auxiliar de mantenimiento y, con mucho esfuerzo, llegó a convertirse en la primera mujer jefa de equipo. Al hablar sobre su experiencia profesional, considera que ser mujer en un mundo de hombres hace que todo se magnifique; si se hace algo mal, eres malísima (“¡claro, eres mujer!”), pero, si se hacen las cosas bien, se sobresale inevitablemente. Para llegar a ese punto, cree que es necesario esforzarse el doble, trabajando duro y dando siempre lo mejor. De su centro de estudios, el CIFP Aguas Nuevas, recuerda con especial cariño a los profesores y compañeros, quienes dice que, con su pequeña aportación, han hecho de ella la persona que es ahora. Se muestra convencida al afirmar que la sociedad en general debe trabajar por un mundo sin sesgos ni prejuicios y que esa es la única manera de ser completamente libres a la hora de elegir una profesión.

Alba Noelia Sánchez Castro estudió el CFGS de Electromedicina Clínica en el CIFP Canastell de Alicante. Trabaja como técnico de electromedicina en el Grupo Empresarial Electromédico.

Recuerda que desde “chiquitilla” le ha gustado “trastear los equipos” y que “nació con un destornillador en la mano” por la influencia de su padre. Siempre consideró que con la FP se aprende más y que tiene más salidas frente a otras alternativas académicas; en las prácticas en empresa se realizan evaluaciones y cabe la posibilidad de que se realice una contratación posterior. En su caso particular, se ha encontrado con profesores o conocidos que ponían en duda su capacidad para dedicarse a la electromedicina, al pensar que los equipos médicos que debía reparar eran muy pesados para ella por ser mujer. Nunca hizo mucho caso a esos comentarios y cree que todo el mundo, sin distinción, puede trabajar de lo que quiera. Agradece especialmente el apoyo de sus padres y de sus profesores de academia, Nuria y Eugenio. En el CIFP Canastell, se sintió muy arropada y tanto el profesorado como compañeros la trataron como a una más. Anima a las jóvenes a que prueben, sin miedo; solo así sabrán si les gustan de verdad estas disciplinas.

Cristina Calvo Fabián estudió el CFGS de Mantenimiento de Instalaciones Térmicas y de Fluidos y en la actualidad está cursando el CFGS de Eficiencia Energética, ambos en el IES San Roque de Badajoz. Desempeña su labor profesional en el servicio técnico de averías y mantenimiento en la empresa Heatcool Event, donde comenzó a trabajar a raíz de las prácticas realizadas durante sus estudios de FP.

Valora mucho el apoyo recibido de su familia y profesores, que siempre han estado ahí para todo lo que ha necesitado. Manifiesta no haber encontrado ninguna traba en su carrera académica y profesional por el hecho de ser mujer. De hecho, la contrataron prácticamente al terminar las prácticas, hace casi dos años, y está muy contenta en la empresa, en la que le dan muchas facilidades para formarse y seguir progresando. La escasa presencia femenina en estas profesiones la atribuye a los estereotipos que muchas veces se asocian a las mujeres que realizan estos trabajos. Como posible solución, propone dar más visibilidad a estos perfiles en los centros educativos, sobre todo en los cursos de educación secundaria. En cualquier caso, insiste en la idea de estudiar lo que a una le guste y tener claro que las mujeres son igual de válidas que los hombres para desempeñar profesiones STEAM.

Elvira Elizabeth Yapura Beltrán estudió el CFGS de Proyectos de Obra Civil en el CE Ave María San Cristóbal de Granada. En la actualidad, trabaja en el departamento de delineación, realizando labores de gestión de datos y delineación de proyectos de obra civil, en la empresa Betancourt Ingenieros.

Ya desde que estaba en Bolivia, tenía interés por esta rama profesional. De hecho, fue allí donde inició los estudios de ingeniería civil, pero, una vez en España, no pudo convalidarlos. Cuando vio anunciada la oferta formativa del CE Ave María San Cristóbal sobre el CFGS de Obra Civil, supo que era justo lo que estaba buscando, tanto por lo que le ofrecía académicamente como por las salidas que tenía al finalizar. Se siente afortunada de haber contado siempre con el apoyo de su familia y de su entorno más cercano; de sus profesores, que le transmitieron no sólo conocimiento, sino pasión por la profesión; y de sus compañeros, por la ayuda y el apoyo que siempre le han brindado. Confiesa no haber encontrado trabas en su carrera por el hecho de ser mujer, aunque sí aprecia que hay menos mujeres estudiando y trabajando en este sector. Alienta a las jóvenes a que tomen conciencia del enorme potencial laboral que ofrece el sector tecnológico y a que conozcan en detalle el abanico de estudios y salidas profesionales STEAM.

Eva Palacios Faci estudió el CFGS de Automoción en el INS Caparella de Lleida. Trabaja en Grupo Motor Tarrega Trucks 360 S.L.U., como parte del equipo de asesoramiento al cliente y recepción de vehículos del taller. De la FP destaca el módulo de FCT (Formación en Centros de Trabajo), que da la oportunidad de darse a conocer en una empresa y de adquirir la tan solicitada experiencia laboral.

Eligió esta rama por dos razones, fundamentalmente: la primera, por haber pasado los veranos en el camión de su padre; la segunda, porque sentía que este ciclo ofrecía más oportunidades en el mundo laboral. Piensa que el apoyo de su familia, profesores y compañeros, tanto de estudio como de trabajo, le ha facilitado mucho el día a día, y le da ganas de seguir adelante y superar todo lo que venga. Se siente valorada e integrada. Si tuviera que destacar a una persona, ese sería el Sr. Francisco Verú, el jefe de taller, que siempre le anima a seguir creciendo profesionalmente. Invita a las chicas a las que les gusten las profesiones STEAM a que luchen por su sueño y que no se sientan infravaloradas en un mundo laboral donde predominan los hombres, porque las mujeres pueden ser iguales o mejores que ellos.

Sara Martín Pinillos estudió el CFGS de Energías Renovables en el CISER (Centro Integrado de Formación Profesional Superior en Energías Renovables) de Imárcoain, centro en el que también se encuentra cursando el CFGS de Centrales Eléctricas a distancia. Trabaja como Técnico de laboratorio en el departamento de fotovoltaica en el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER).

Apasionada de la ciencia desde niña, eligió estudios relacionados con la electricidad gracias al profesorado que tuvo en la ESO y en el bachillerato. Las energías renovables le parecieron una gran oportunidad; amante de la naturaleza y de la electricidad, pensó: “¡esto es lo mío!”. Además de su padre, con quien comparte su pasión por la ciencia, de su madre, su ejemplo a seguir, y de sus hermanos, destaca que una de las personas que más le ha apoyado en su carrera profesional es su pareja, que siempre le ha animado a luchar por lo que quería. Cuando se enfrentaba a comentarios que ponían en duda su capacidad por el mero hecho de ser mujer, decidía hacer oídos sordos y recordar de qué era capaz; eso la ayudaba a no venirse abajo. Para ella, es de vital importancia superar los estereotipos por los que nos vemos influidas desde la infancia y no rendirse; hay que romper el techo de cristal y llegar a una paridad real, siendo totalmente libres de elegir, sin que la elección, sea cual sea, esté mal vista por la sociedad.

Marta Campos Peiró estudió el CFGS de Mecatrónica Industrial en el IES Almussafes de Valencia y, actualmente, cursa Ingeniería Mecánica en la Universitat Politècnica de València. Trabaja en la oficina técnica de la empresa Gaequip, en el diseño de equipos industriales.

Eligió estos estudios porque en solo dos años podría formarse como Técnico Superior en Mecatrónica y adquirir formación totalmente enfocada al mercado laboral y a las necesidades de las empresas. A pesar de que este no era el camino que sus padres hubieran esperado que tomara, la han apoyado incondicionalmente y asegura que no lo podría haber conseguido sin ellos. Siempre les estará agradecida. Al hablar sobre su experiencia laboral, afirma que no se ha encontrado ninguna traba por el hecho de ser mujer, aunque en ocasiones sí ha debido demostrar su valía con hechos y explicaciones, mientras que, a sus compañeros, con la misma experiencia, no les ha hecho falta demostrar nada. En esas ocasiones, ha sido clara y rotunda con sus argumentos y, aunque esa reacción le hiciera parecer una mujer seria, esta ha sido, dice, la mejor manera de plantar cara. Recomienda el sector STEAM a las mujeres porque en él pueden desarrollar ideas ingeniosas y realizar proyectos de envergadura. Se muestra convencida de que no hay trabajos para mujeres u hombres, solo hay trabajos para profesionales.

Marta Latorre Martín estudió el CFGS de Automatización y Robótica Industrial en los Salesianos de Zaragoza y el CFGS de Mecatrónica Industrial en el CPIFP Corona de Aragón. Trabaja en la empresa Geysehn, como parte del equipo de mantenimiento y desmontaje de armarios eléctricos.

Le ha gustado desde siempre la tecnología, pero, a la hora de decidir una carrera universitaria, las asignaturas le parecían demasiado “aburridas”, todo demasiado teórico. La Robótica, en cambio, sí logró captar su atención. Comparte ese interés con su padre, que, al igual que el resto de su entorno, siempre la ha ayudado y apoyado. En general dice no haber encontrado ninguna dificultad en los estudios por ser mujer; más bien al revés, la gente siempre se ha mostrado muy contenta al ver que una mujer se decidiera por grados superiores así, en los que no se suele apreciar mucha presencia femenina. La única vez que dice haberse sentido discriminada, aunque resulte difícil de demostrar, fue en una entrevista de trabajo para un puesto de mecánica, en la que le hicieron entender que estaría “perdida” montando cosas en el taller. De cualquier manera, para ella lo fundamental es estudiar lo que a una le guste; y si gusta, hay que ir a por ello.

Estas ocho historias comparten un denominador común, que sin duda es uno de los secretos del éxito académico y profesional de sus protagonistas: el apoyo incondicional de su familia y entorno más cercano. Además, todas ellas coinciden también en otra cuestión de suma relevancia: la escasez de referentes femeninos en los que las nuevas generaciones puedan verse reflejadas. El relato de estas historias pretende cumplir esa función: mostrar referentes reales que permitan superar estereotipos y que animen a las jóvenes a luchar por ser lo que quieran ser.

La Asociación de Centros de Formación Profesional FPEmpresa es una de las más de 40 entidades que han firmado la Alianza STEAM por el talento femenino “Niñas en pie de ciencia”, promovida por el Ministerio de Educación y Formación Profesional. La firma de esta Alianza se enmarca dentro del objetivo de la Asociación de colaborar con las administraciones públicas de todos los ámbitos geográficos en aquellas iniciativas que tengan una repercusión positiva en el ámbito de la FP.

Esta iniciativa tiene como finalidad impulsar las vocaciones STEAM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas en conexión con las Artes y Humanidades) en las niñas y las jóvenes. Su objetivo es sumar esfuerzos, buscar sinergias e impulsar proyectos que contribuyan a configurar un sistema educativo y formativo que elimine estereotipos de género asociados a determinadas vocaciones y profesiones, que impulse el empoderamiento femenino en las disciplinas STEAM desde estadios tempranos de la educación y que contribuya a eliminar la brecha de género en el acceso a estas disciplinas.

“Contribuir a disminuir la brecha de género en el mercado laboral es uno de los objetivos de nuestra Asociación”, resalta el presidente de FPEmpresa, Luis García. Afirma que los “ciclos tecnológicos industriales y de mantenimiento son, por lo general, poco demandados por las mujeres” y cree que esos estudios “se caracterizan por ofrecer oportunidades laborales estables y de calidad”.

La Alianza tendrá un Plan de Trabajo anual, en el que se concretarán metas, calendario y recursos, y que permitirá hacer seguimiento de las actuaciones impulsadas. Entre otras acciones, están previstas la creación de un sello de calidad para centros educativos y formativos, la convocatoria de proyectos STEAM y la elaboración de un Programa de Orientación Profesional centrado en las vocaciones STEAM, con perspectiva de género.

La Alianza STEAM por el talento femenino “Niñas en pie de ciencia” se presentará mañana, 11 de febrero a las 11:00 (CET), con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

Podrá asistir al acto virtual a través de este enlace. Consulte aquí el programa.

#AlianzaSTEAM